Las retribuciones de los alcaldes

Rafael Hidalgo Segurola

Rafael Hidalgo Segurola

De vez en cuando sale a la palestra el hecho diferencial por el que los alcaldes del País Vasco tienen una retribuciones en función de sus cargos sensiblemente mayor que los colegas de otras latitudes de la vieja piel de toro. Corporativamente salen a la palestra como una solo voz en su defensa manifestando que “sus salarios no son ellos quien los fijan” y tienen razón ya que es una entidad llamada EUDEL organización creada hace 36 años para salvaguardar los intereses comunes de los Ayuntamientos vascos quien los fija, siendo las Diputaciones Forales los que los refrendan.

Se puede uno preguntar: Y, ¿quiénes componen ese EUDEL? Pues son 15 los componentes del mismo que son en su totalidad alcaldes o tenientes de alcalde, con la única excepción de los alcaldes de las capitales de las tres provincias ya que los ayuntamientos de esas ciudades se defienden en solitario.

De modo y manera que son alcaldes los que fijan el salario de los alcaldes, lo que me recuerda al zorro que colocan como guardián del gallinero. Y no crean que estamos hablando de cifras contenidas, moderadas, ya que por ejemplo las retribuciones que se fijan, no en función de los conocimientos y experiencia (que pueden llegar en teoría a ser mínimos) de los titulares, sino en función del número de habitantes de las poblaciones que regentan, no son moco de pavo, máxime en estos tiempos en los que llegar a mileurista ya es una proeza.

Veamos sino. Por ejemplo los alcaldes de las tres capitales vascas pueden llegar hasta los 90.000 euros y los que por ejemplo regentan poblaciones entre 20 y 30.000 habitantes llegan hasta los 75.000 euros brutos al año. Esa norma esta bendecida para Bizkaia de acuerdo con el Decreto Foral 81/2.015.

Por otra parte para llegar a esos puestos no se exige ni formación ni experiencia alguna, bastan los méritos políticos, de modo que pueden llegar a las alcaldías personas que tengan un curriculum vitae virgen, inmaculado, blanco, sin estrenar. Vamos, que no falte de nada, como en una boda. Para terminar algunos ejemplos comparativos con los sueldos anuales de las Alcaldías de Madrid y Barcelona (100.000 euros), Valencia 82.000 euros (800.000 habitantes) ; Zaragoza 76.000 euros (700.000 habitantes),  Sevilla 60.000 euros (700.000 habitantes). Compare esas cifras con las nuestras y piensen si lo del “hecho diferencial” no se confirma con creces.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.