Las terrazas de Durango

Rafael Hidalgo Segurola

Rafa Hidalgo

Las terrazas de los bares en aceras y calles dan a una ciudad un aspecto lúdico, rompiendo con el ambiente de tensa actividad que se respira en el resto de las mismas. Prisas, niños desatados, coches, bicicletas, ruido…. quedan aparcados en esta especie de oasis callejero, lo que es de agradecer. Por ese lado, “tutto va bene”, que diría un italiano. Sin embargo no todo es vida y dulzura en el tema, ya que a veces da la sensación de que el tema se le puede ir de las manos a los ayuntamientos que conceden los permisos de implantación de las mismas.

Se puede diferir del criterio por la extensión de las mismas, pero lo que es claro es que habrá tantas opiniones como opinantes y al final alguien tiene que definir la extensión de ellas, pero en lo que pienso que todo el mundo estará de acuerdo es en que somos como somos y si nos dan la mano acabamos cogiendo el brazo y me temo que es eso lo que está ocurriendo en Durango.

A tal efecto entiendo que para rematar la faena a nuestro Ayuntamiento le han faltado dos cosas. Una, limitar de manera clara e imperecedera los límites concedidos a la extensión de las terrazas y dos, vigilar para que tal norma se cumpla. A tal efecto se puede poner el ejemplo de lo que hacen en Tenerife. Primero clavan en el suelo unos testigos -clavo de latón, marcando los “límites territoriales” pactados, de manera que no se borren (como aquí)  y además de manera periódica aparecen por allí los municipales -block de multas en ristre (esa idea seguro que gustará a las fuerzas del orden)- para ver si las cosas sigue donde deberían estar.

Y lo hacen así porque entienden y aplican perfectamente el viejo principio de Lenin que dice “la confianza está bien, pero el control está mejor”. Pues ahora que estamos a punto de estrenar nuevo gobierno municipal sería bueno que se hiciera un balance de la situación actual y a tal efecto les doy un par de pistas para no recargar en demasía su agenda de temas pendiente que me imagino estará a rebosar. Las de las plazas de Santa Ana y Ezkurdi donde me parece que el orden brilla por su ausencia. Ánimo y a ello.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

5 Responses to “Las terrazas de Durango”

  1. terrazin dice:

    Y les conceden permiso tambien quitando aparcamientos.Y zonas del casco viejo donde se dejan fijas las terrazas.Por ahi no pasen, tienen el beneplacito del gobierno municipal actual (de la alcaldesa Aitziber)

  2. Terra dice:

    La terraza de la calle San Martín??

    En mitad de la calle y Fijo.

    Que pasada de la oficina técnica de Durango.

  3. Asier dice:

    1°- lamentable el articulo
    Se te han olvidado, PLAZA DEL AYUNTAMIENTO, Landako, Avenida, alrededores de Maristas y Jesuitas

    2°- lamentable el periodista
    Seguro que te tomas cafe en todas esas terrazas ilegales

    3°- lamentable el ayuntamiento
    Concede permisos de terrazas en zonas de aparcamientos, calle de paso a diario de peatones, paso de niños, paso para colegios…

    Al menos Ezkurdi y San Ana son las unicas plazas donde no se molestan ni a peatones, ni reducen aparcamientos para los Durangueses/as y donde se puede disfrutar de una amplia zona.

    El articulo brilla por su ausencia, suerte y animo

    Un Durangues

    • rober juaristi egiraun dice:

      Hay que ser más constructivo Asier, sin renunciar a tu manera de pensar. Pareces inmaduro…y soberbio en todo caso.
      ..”el artículo brilla por su ausencia”.?

  4. Anboto dice:

    Un vistazo por la calle Herriko Gudarien tampoco estaría mal. Terrazas que estan practicamente encima del bidegorri sin marcas en el suelo y terrazas fijas que quitan visibilidad a la salida del garaje.

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio