Lexía: el significado de la palabra transmutada en sonidos

 

Gillen Portrait by Alejandro Miralla (18)

Gillen Munguía

 · Tenor

Recuerdo, desde mi niñez, que en mi casa se ha escuchado todo tipo  de música. Probablemente por mi vinculación con mi aitona, el reconocido tenor vasco Carlos Munguía, pude tener más oportunidades para acercarme desde niño a la clásica, fundamentalmente a la zarzuela y ópera. Sin embargo, lo que realmente me conmovió del género lírico fue la importancia que la palabra adquiría en la música. Tenía 13 años cuando mi aitona me invitó a  una función del Rigoletto de Giuseppe Verdi, y aquella música me llegó al alma,  pero fue el significado de la palabra transmutada en sonidos lo que provocó mi decisión de dedicarme profesionalmente al canto.

_MG_7534

La ópera y el teatro lírico en general se considera elitista en muchos ambientes. Considero que para mucha gente la música clásica, así como otras artes o el pensamiento filosófico en general, es algo ajeno, máxime en un mundo como el que vivimos, en el que la reflexión y la capacidad crítica han cedido paso a la inmediatez de las redes sociales. Pero yo fui un privilegiado cuando, al asistir a  mi primer Rigoletto,  descubrí que los sentimientos humanos se mantienen a lo largo de los siglos, y que la ópera es la mayor expresión artística de Occidente ya que reúne teatro, música, poesía, arquitectura,…

Ahora tengo 29 años, y en mi breve pero intensa carrera como tenor lírico internacional,  la importancia de la palabra en la música cantada ha sido uno de mis grandes objetivos, descubriendo la infinidad de posibilidades interpretativas que ofrece. La palabra es, para el cantante, el medio para comunicar. Sin duda, ha sido siempre uno de los pilares de mi investigación artística para la práctica interpretativa como tenor lírico, y he tenido la fortuna de encontrar otros profesionales con las mismas inquietudes donde he madurado mi formación,  en la Accademia del Teatro Alla Scala, en el Teatro Regio di Parma con el maestro Simone Savina, o en el Festival Donizetti de Bergamo, donde he podido acceder a los manuscritos de Gaetano Donizetti.

La carrera de todo cantante lírico está orientada hacia la ópera, pero debo manifestar que, a nivel personal, siempre he sentido predilección por la canción de concierto: composiciones breves acompañadas por un piano y concebidas para  espacios más recogidos, propios de la música de cámara, que requieren una mayor  profundización para delimitar el  fraseo y las dinámicas que el repertorio operístico.

He tenido la gran fortuna de encontrar en mi camino al reconocido pianista y Doctor en Investigación Interpretativa Josu Okiñena, una de las figuras más importantes a nivel mundial en la fundamentación de un modelo teórico para la investigación sobre la propia práctica interpretativa. Resulta curioso que después de formarme en otros países, haya encontrado aquí en Euska Herria un músico de su talla y que comparta mi obsesión por profundizar en la música y en el sentido de la palabra.

_MG_7429

Junto a Okiñena.

Esta interacción con Okiñena ha culminado con mi primera colaboración discográfica para Sony Music, con el disco titulado Lexia, terminó griego que hace referencia a los diferentes significados que tiene cada palabra, y que sirve como referencia para nuestro trabajo sobre las infinitas posibilidades de cada frase musical. En Lexia, que hemos presentado la semana pasada en Donostia, hemos querido mostrar una selección de canciones de diferentes autores y en distintas lenguas (francés, italiano, castellano y euskera). Haciendo referencia al término griego del título del álbum, nuestra voluntad ha sido abordar estas canciones desde sus orígenes, sin estar condicionados por otras interpretaciones de las mismas, y siendo coherentes con lo que significan para nosotros.

Además, nos enorgullece especialmente haber grabado tres canciones vascas del compositor vasco Félix Lavilla, y poder difundir la música clásica vasca en un álbum que abarca algunas de las canciones más importantes del repertorio internacional, con obras de autores como Duparc, Hahn, Respighi,…

Creo que como intérpretes vascos, tanto Okiñena como yo, compartimos  el deber moral de difundir nuestro repertorio, máxime por su exquisita calidad, y dar una dimensión mundial a una manifestación cultural como la vasca, que es la nuestra.

KANPOTIK · El tenor vasco Gillen Munguía irrumpe en la escena internacional con su ópera prima junto al pianista Josu Okiñena

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.