Me gustan las personas…

 

44 - Guiller en el Café Slavia

Guillermo Ansorena

 

Me gustan las personas que son de mente sana y locos pensamientos,

las que tienen ideas propias y las que dudan de las propias y ajenas,

las que van por la vida a corazón abierto y a pecho descubierto,

las que han un gran sentido del humor y le ven el lado alegre a todo,

las que saludan siempre con su mejor sonrisa y mejores palabras,

las que no tienen prisa y no pierden el tiempo y te brindan el suyo,

las que hablan con las voces de su fuero interior y de las experiencias,

las que consigo mismas están en paz y en paz con el otro y la otra,

las que viven y dejan vivir y morirían por su vida y la mía y la tuya y el resto,

las que ven la botella llena aunque esté vacía o rota y hecha añicos,

las que no tienen miedo y no temen tenerlo y tampoco perderlo,

las que aunque caigan y

se vuelvan a caer

intentan levantarse y acaban levantándose,

las que duermen tranquilas porque está su conciencia blanca como las sábanas,

las que piden perdón y saben perdonar y perdonarse,

las que miran con ganas de llegarte hasta el alma y entregarte la suya,

las que te dan los buenos

días,

las buenas tardes

como las buenas noches,

las que hablan libremente, callan porque es lo justo y escuchan hasta el fin,

las que dan su razón, la dan a quien la tiene y no quieren tener ni quitar las razones,

las que saben decir lo siento y decir gracias y decir por favor y decir un te quiero

y decir no o que sí y decir cualquier cosa que se deba decir,

las que vienen a buenas, no desean el mal y en toda ocasión tienen

la mejor intención,

las que dicen las grandes verdades por justicia

y dicen las pequeñas mentiras por piedad,

las que están en las duras,

siguen en las maduras,

se van si son molestia,

vuelven si hay que volver

y están de alguna forma aunque no estén presentes,

las que lloran si lloras

y si lloras te alegran

y si te alegran ellas

se alegran doblemente,

las que no llegan tarde ni pronto, sino a tiempo,

cuando más te hacen falta,

las que saben hacer

de padre, madre, hermano, hermana, abuelos, tíos…

sean o no familia y ser como de ésta,

las que si necesitas ayuda te la dan y si la necesitan esperan se la des,

las que si a uno le falta comparten con el mismo todo lo que ellas tengan,

las que son de soñar despiertas y dormidas

y despiertan a quienes

duermen

y a quien no sueña le llevan a soñar,

las que quieren ser libres y luchan si están presas

y si se libran siguen

en lucha por romper

cualesquiera cadenas,

las que son conformistas si reina la justicia e inconformistas ante la mínima injusticia,

las que hacen el amor y la paz en la guerra

y la guerra en defensa

propia y la de cualquiera,

las que han ido a la escuela de la calle y del mundo

y saben que la vida es la mejor maestra,

las que tienen paciencia, no pierden la esperanza y han el cielo ganado,

las que en sus propios cuerpos como sus propias almas todo y más han sufrido

y con y por dolor

han dado a luz un ser

nuevo de carne y hueso,

las que escriben sus ojos y sus miradas leen y sus guiños conversan,

las que son como un libro abierto y unas hojas llenas de poesía,

las que se ve que tienen

sangre en las venas como

aires de proletarias,

las que brindan abrazos

de ositos de peluche

y dan besos de seda,

las que saben ganarse el pan y tienen miga

y corteza curtida,

las que día tras día almuerzan como Dios,

comen como la Virgen,

meriendan tal los ángeles

y cenan como Cristo,

las que gordas o flacas o bajitas o altas o guapillas o feas…

se quieren y consigo

mismas están a gusto,

las que hagan lo que hagan ponen todo su empeño

al hacerlo

y lo hagan

bien, mal o regular

aprenden de lo hecho para hacerlo mejor,

las que ven que lo que hace feliz al caminante

no es cómo empieza ni cómo acaba el camino,

sino que cada paso

que hace el camino y éste

es la felicidad,

las que entienden que lo

mejor de cualquier casa

deben ser las personas que están en su interior,

las que aprendieron que lo que hace rico o pobre

a alguien no es el tener

más o menos dinero,

sino el ser una buena o una mala persona,

las que toman la vida con regocijo inmenso

como la muerte con

la menor de las penas,

las que saben llorar de alegría y reírse hasta de su tristeza,

las que no quieren mucho ni poco pues desean lo justo y necesario,

las que toman en cuenta que no pueden gustar

a todo el mundo como

no gustarle a nadie,

las que quitan sus penas no con copas de vino,

sino con un buen cóctel de amigos como amigas

de verdad, la familia,

un amor que es también la mejor compañía

y tiempo porque el tiempo

todo lo cura y más,

las que tienen dominio sobre sus sentimientos, pensamientos y acciones

y no quieren tener dominio sobre nadie, sino solo el dominio propio sobre sí mismas,

las que saben ganar sin perder la cabeza como saben perder ganándose el respeto,

las que hacen autocrítica como critican todo

lo que hay que mejorar

y siempre reconocen

el bien y lo mejor

y el mal y lo peor,

las que aportan su grano de arena y dan por cierto

que a veces las montañas

de arena no nos dejan contemplar el desierto,

las que tienen los pies en la tierra y en el

cielo la cabecita,

las que no cuentan los

segundos ni minutos

ni las horas

ni los

meses ni los añitos,

pero cuentan al máximo de todos como cada

uno de sus latidos,

las que tratan al prójimo o la prójima como

quisieran ser tratadas

y a sí mismas se tratan,

las que no faltan al trabajo ni al respeto

ni a la verdad ni a una

cita ni a un compromiso

ni al deber ni a una clase

ni a una llamada de socorro,

las que estudian aquello que les gusta y le cogen gusto a cualquier trabajo

y hacen superagusto

el pasatiempo de sus vidas,

las que no han pesadillas por no lograr sus sueños ni el lograrlos les quita

el sueño

ni los sueños,

las que no venderían su alma a Satanás

por ser el no va más

ni a Jesucristo por

treinta monedas para

no ser el no va menos,

las que se dejarían ganar una partida por una criatura para verla feliz

y le harían perder

otra para que aprenda

que lo más importante

es el juego y jugar,

las que se jugarían todo a una sola carta si ésta es el as de corazones,

las que sabiendo que

en toda rosa hay pétalos

como en toda hay espinas

a aquéllos dan cuidados como de éstas se cuidan,

las que entienden que las

preguntas son

absolutas y eternas

y las respuestas

relativas y efímeras

y que en toda pregunta hay algo de respuesta

y que en toda respuesta hay algo de pregunta,

las que ven que los hechos hablan por sí solitos

y que las opiniones por la boca de uno o de varios o todos,

las que saber no saben más que no saben nada

y las que al menos saben

que no pueden saberlo todo,

las que afirman que las crisis son ocasiones

para que el ser humano se llegue a conocer

y una vez se conoce

para hacerse así mismo

tal se desea hacer,

las que sostienen que

el errar es de humanos y el acertar también

y que hay errores que

son el mejor acierto

y que hay aciertos que

son el peor error,

las que ganan muchísimo en las distancias cortas y en las largas no pierden,

las que son deportistas por lo de cuerpo sano en mente sana

y las que cultivadas por lo de mente sana en cuerpo sano,

las que creen que los hombres no son hijos de Dios,

sino padres del mismo

o que Dios no ha creado

a los hombres, sino

que es más bien al revés,

que son los hombres quienes han creado a Dios,

las que dan fe de que

no hay que preparar hombres

que dediquen sus tardes

libres a la revolución,

sino toda su vida

y que ha de obrar aquélla

al nuevo hombre

como a la nueva vida,

las que nunca han perdido al niño y a la niña que han dentro de sí mismas

y que saben que los

hombres y las mujeres,

desiguales de forma,

son en el fondo

semejantes e iguales

y que con igualdad a ambos hay que tratar

no por ser hombres y mujeres, sino por ser humanos

y, en fin, las que han tomado

palabra por palabra

que un día hay que morir

y que los demás días

hay que vivirlos

y las que cuando ven

a la muerte de lejos

aprenden a morir

y las que al verla cerca

aprenden a vivir.

 

15 – 03 – 2019

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.