Muerte súbita en deportistas (hagamos deporte, pero seguro)

Pablo Aranda 1

Pablo Aranda

La muerte súbita cardíaca se puede definir como una muerte inesperada que resulta de una enfermedad cardíaca cuya presencia es conocida o desconocida.

La edad es determinante para  la prevalencia de la muerte súbita durante la actividad deportiva, asi,  en los menores de 35 años el riesgo es excepcionalmente pequeño y se estima una incidencia de 1/200.000/año, mientras que en los mayores de 35 años el riesgo de sufrir una muerte súbita se estima en 1/18.000/año.

Las patologías responsables del fallecimiento guardan también relación con la edad; así, en los deportistas jóvenes las causas son generalmente congénitas y casi nunca de origen isquémico. Las estadísticas del continente europeo dicen que la miocardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho y las miocarditis sonlas patologías más frecuentes. Otras causas mucho más raras de muerte en el deportista joven son los síndromes arritmogénicos, las malformaciones vasculares cerebrales, el asma bronquial y el síndrome de commotiocordis.

Así pues, en jóvenes la primera causa de muerte súbita cardíaca es la arritmia ventricular causada por alguna enfermedad genética de base y que no necesariamente ha dado episodios previos ni se ve en una prueba de esfuerzo.

En segundo lugar, en el grupo de deportistas mayores de 35 años, la cardiopatía isquémica es la primera causa de fallecimiento donde en más del 90% de los casos se ha demostrado una coronariopatía,  aunque existe evidencia de que el ejercicio físico de resistencia ejerce un efecto protector para el desarrollo de arteriosclerosis coronaria y que la probabilidad de padecer cardiopatía isquémica es menor en los que practican deporte.

Ya sabemos un poco del origen posible de esta muerte súbita cardíaca asociada al ejercicio. Pero nos quedan otras muchas preguntas por responder. Por ejemplo: ¿hay más muertes súbitas en unos deportes que en otros? Pues la respuesta es que probablemente no. Es verdad que hay unos deportes más exigentes que otros pero probablemente que hayas más casos de muertes súbitas en el fútbol, ciclismo o personas que hacen running es simplemente por el mayor número de practicantes que tienen estos deportes.

En otros países donde predominan el rugby, el fútbol americano, etc., estos son los deportes que más casos registrados tienen de muerte súbita cardíaca.

Para la prevención de la muerte súbita la herramienta mas útil es la prueba de esfuerzo, la  causa principal de la muerte súbita tanto en jóvenes como en mayores es  una enfermedad cardíaca desconocida por el deportista y entre las recomendaciones para prevenirla están la realización de un reconocimiento médico deportivo completo con una prueba de esfuerzo, que detecta, por un lado, posibles episodios de arritmias o alteraciones, y por otro cardiopatías isquémicas, responsables de más del 50% de estos fallecimientos. Esta prueba esta recomendada en todos los deportistas, pero principalmente a partir de los 35 años y si se tiene algún factor de riesgo añadido o se comienza a hacer un deporte de forma intensa.

Consiste en realizar un ejercicio físico en el que, convenientemente monitorizado, se busca provocar una isquemia o algún tipo de arritmia. La prueba es un ejercicio en una cinta rodante, o en una bicicleta adaptado a cada paciente, con una duración de entre 10 y 12 minutos, o incluso mas dependiendo del protocolo utilizado y en el que se analizan variables cardíacas y hemodinámicas como la tensión arterial o la frecuencia cardíaca.

Es la prueba indicada desde hace años para detectar cardiopatías isquémicas, que en términos coloquiales es la falta de riego en algún momento en el corazón. Si es de forma aguda y provoca la muerte de una parte del corazón es un infarto y si es más leve, una angina de pecho.

Pero, seguramente la pregunta que más nos intrigue y nos haga pensar sobre cómo podemos prevenir la muerte súbita es ¿por qué pueden seguir ocurriendo estos casos de muerte súbita cardíaca en deportistas de élite, profesionales como son los futbolistas, que durante toda su vida deportiva han estado sometidos a una estrecha vigilancia médica, cardiológica y que, fundamentalmente cuando llegan a los primeros equipos de las ligas más importantes, tienen rigurosos controles cardiológicos?

En  algunos casos las pruebas habituales a los que son sometidos estos deportistas, como es un electrocardiograma en reposo y en ejercicio (la llamada prueba de esfuerzo) o el ecocardiograma, no son suficientes para detectar algunas personas en riesgo de sufrir un episodio de muerte súbita, hay que decir que en algunos casos la muerte súbita ocurre en personas cuyos corazones son aparentemente normales y desgraciadamente el primer síntoma de la existencia de enfermedad es la muerte súbita en sí.

Pero sí comenzamos a saber que las patologías ventriculares asociadas a muerte súbita cardiaca y que como hemos dicho se dan habitualmente en menores de 35 años son en general de origen genético. De hecho, hay datos que demuestran que el riesgo de sufrir muerte súbita cardiaca puede aumentar hasta cerca de 2,5-3 veces si en la familia directa hay alguien que sufra alguna de las patologías estructurales o de las canalopatías asociadas a muerte súbita cardiaca.

Ahora en algunos países se comienza a utilizar las pruebas genéticas como complemento al intento de detectar estas personas en riesgo. Hagamos deporte que es sano y bueno para nuestro sistema cardiovascular, pero hagámoslo de forma segura.

*Pablo Aranda (Durango, 1975) es médico deportivo

TOP BANNER PABLO ARANDA

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.