Música y debate en la universidad

IOn Andoni DEl Amo

Ion Andoni del Amo

· Organizador de las jornadas ‘Kantatzen duten herriak’ y autor de ‘Party&Borroka’

El periodista musical Simon Reynolds tituló un célebre libro suyo de 2011 como Retromanía. La adicción del pop a su propio pasado. El título ya casi lo dice todo: en su opinión, la música pop no habría producido nada nuevo desde los 90. La música rave habría sido la última experiencia creativa. A partir de ahí todo son continúas recreaciones y re-elaboraciones del pasado. Música recauchutada. Incluso aún hecha por jóvenes: “Con demasiada frecuencia, en nuevas bandas jóvenes, debajo de su piel tensa y sus mejillas sonrosadas, se puede detectar la carne gris y flácida de las viejas ideas”.

cartel 1

La retromanía sería aún más evidente en el retorno de viejas bandas del pasado. Por aquí, después de muchos años escuchando la música de los 80, estamos asistiendo además a un fenómeno de gerontopunk, con el retorno de bandas emblemáticas como La Polla Records, o el reencuentro de (algunos) Hertzainak.

La retromanía nos lleva a una diferenciación importante: entre memoria y nostalgia. Porque la transmisión de la memoria colectiva, incluida la de la música popular que tan importante ha sido por tierras vascas, es un ejercicio sano. Y si se puede hacer de la mano de sus protagonistas directos y bailando y cantando, aún mejor. Incluso aunque, como dijera Jhonny Rotten al hilo del retorno de los Pistols, también sirva para pasar la gorra: se han ganado su derecho a una jubilación digna.

El peligro viene cuando la memoria se convierte en nostalgia, en la reconstrucción nostálgica de un pasado idealizado y de imposible retorno. En una sociedad fragmentada por riesgos e incertidumbres sobre el futuro, idealizar el pasado es una tentación que puede ser reaccionaria. La retromanía puede ser en lo cultural el “Make America great again” de Trump en lo político. Y alimentarlo.

Sobre ello vamos a reflexionar en la universidad del País Vasco, que para estas cosas debe estar, del 16 al 19 de diciembre en el campus de Bizkaia, en Leioa, en la tercera edición de las jornadas “Kantatzen duten herriak”. Sobre una retromanía que mire al futuro lo haremos el día 19 en una mesa redonda, con Josu Zabala de Hertzainak, Jerry Corral de Izar&Star, Mari Luz Esteban, que participa en la recuperación de la sana costumbre de cantar en la calles, y el también profesor de la UPV/EHU Josu Larrinaga, autor de “Euskal musika kosmikoak”.

Y un día antes, el miércoles 18, reuniremos en otra mesa redonda a jóvenes que tratan de combinar la memoria de nuestro folklore y cultura enriqueciéndolo con nuevos sonidos y músicas, algunos de los cuales han alimentado no pocas polémicas recientes: (t)rap, reguetón, dance hall, rap kinki, rap de ostentación… No, no estará C Tangana. Estarán Iratxe Aguilera y Chick Juárez, recientes ganadores de la beca que concede la Durangoko Azoka con una propuesta en ese sentido. También la rapera durangarra Aneguria y el grupo de Agurain Dupla, con una innovadora propuesta que presentaron en concierto en las txosnas de Durango y en Ahotsenea. Hacer trap en euskara es la propuesta de Special Trap Residence, en donde participan Iker Villa (Revolta Permanent) y Aritz Mendiola (LauKatu). Y estará también la rapera La Chula Potra, experta especialmente en romper lo políticamente correcto. Hablaremos sobre las construcción y destrucción de estereotipos, y hasta qué punto y en qué sentido estos sonidos son rupturistas en tierras vascas.

cartel 3

Y aún hay mas, el mismo 18 por la tarde, el documental “Lo que hicimos fue secreto” sobre la escena punk en Madrid, de la mano de su director David Álvarez. El día 17 tenemos 11 comunicaciones sobre distintos aspectos de la relación entre la música y la sociedad: punk, clásica, free style, reguetón, cine, autogestión… Con la participación de dos firmas de Mugalari.info: David Villa e Iker Velasco (este último autor del cartel de las jornadas).

Pero como bien dijo La Chula Potra en la primera edición, además de hablar de música, también hay que cantar y bailar. Así, comenzaremos el día 16 con el concierto de Liben Svaart, finalista del concurso universitario MUSIVERSIKA, y terminaremos con una Closing Party que comenzará con las propuestas experimentales de Mikel Irigoien y Passión Farolas, y finalizará de la mano de More Jaia con la  electrónica rave que tanto molaba a Simon Reynolds. Estáis todas y todos invitados, es abierto y gratis, y el bus va directo de Durango a la UPV/EHU y, cosas del bilbocentrismo, es más barato que ir a Bilbo.

La música nos sirve para, a través de ella, observar los cambios sociales. También para impulsarlos. Y esas reflexiones trataremos de hacer. Y también nos sirve para disfrutarla, cantar y bailar. Y eso también trataremos de hacer. Mirando y moviendo hacia delante y hacia atrás, ya tú sabes.

cartel 2

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.