Peligrosas distracciones al volante

Rosa

Rosa María Trinidad

 · La durangusa Rosa María Trinidad es la delegada en el País Vasco de Stop Accidentes

9 de cada 10 distracciones que se producen mientras conducimos se relacionan con el uso del móvil, un dato realmente alarmante teniendo en cuenta las consecuencias que este acto podría acarrear, y no solo en uno mismo, sino en quien nos rodea.

Vas conduciendo, te llega un mensaje…y te pica la curiosidad. Sabes que hay un riesgo, pero decides asumirlo, “total” no va a pasar nada.  Lo que probablemente desconozcas es que mientras has consultado el móvil, durante 2 o 3 segundos tu vehículo ha recorrido una distancia de 100 metros en la que nadie ha mirado a la carretera. Algunas personas dirán esta frase que habréis escuchado en más ocasiones: “Si yo controlo, no pasa nada”. Hasta que pasa.

Por lo que parece nos hemos convertido en adictos a los dispositivos móviles, más personas de las que quieren reconocerlo lo hacen, conducen y utilizan el teléfono ya sea para sacarse una foto, hablar, mirar algún WhattsApp… ¿Qué ocurre en la sociedad? ¿Acaso esa llamada no puede esperar? ¿Nos tiene que pasar algo grave en la carretera para ser conscientes del peligro que es conducir y mirar al móvil? Puede que no te pase nada, y da gracias de que sea así, pero puede que se te destroce la vida.

Una desgracia en la carretera no tiene por qué ocurrir en una autopista a 120 kilómetros por hora. Imagina que circulas por Durango con tu vehículo y decides coger el móvil para enviar un mensaje, tu mirada se desvía de la carretera. De repente a un niño o niña se le cae la pelota a la carretera y va corriendo tras ella, levantas la mirada y lo tienes encima. Tu vida y la de la otra persona destrozadas para siempre, ¿merece la pena?

Son muchas circunstancias a las que nos exponemos si no prestamos atención a la carretera, no vale pensar “a mí no me va a pasar” ya que nos puede suceder a cualquiera, desgraciadamente todas y todos estamos en el mismo saco y la probabilidad de sacar la pelotita de siniestro vial nos puede tocar.

Estas tragedias se pueden evitar, y hablo de la violencia vial no de un accidente, términos muy diferentes si tenemos en cuenta la causa. Un accidente es algo fortuito, mientras conduces te puede dar un ataque al corazón y puedes ocasionar un accidente. Pero la violencia vial sucede cuando quien conduce decide asumir una conducta de riesgo al volante, como tomar alcohol u otras drogas, exceso de velocidad o utilizar el móvil y ocasiona una tragedia.

Debemos apostar por la vida y llevar a cabo conductas responsables al volante, al fin y al cabo, no estamos solos o solas en la carretera. Di no a la violencia vial.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.