Políticos trileros

 

Rafael Hidalgo Segurola

Rafael Hidalgo

Vivimos en un país de trileros y esto es así porque somos un país de pícaros. Aquí la mentira es un instrumento más al servicio de la política y es válida hasta el punto de que aunque te pillen en renuncio  a nadie se le cae la cara de vergüenza ya que tal es el uso y costumbre de la misma.

Que personas que dirigen los destinos del mismo mientan como bellacos adornando sus currículos y que aquí no pase nada y para más inri que sus superiores apelen a la eficacia de su gestión para mantenerlos en sus puestos sin hacer referencia alguna a la ética, es simplemente descorazonador.

Un país en el que se le pille a un dirigente político en mentira flagrante y siga tan pichi en su puesto pone de manifiesto la baja catadura moral del mismo y de aquellos que le mantienen y defienden. Aquí de lo que se trata es de aprovecharse de una posición de poder por encima de cualquier otra consideración. Los trileros utilizan una caja de cartón como herramienta de trabajo en tanto que nuestros políticos lo hacen de la mentira. Qué pena de país.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.