¡Reaccionemos! El tiempo corre en nuestra contra

Eva-María-Hazas-4

Eva María Hazas

 

· Esta duranguesa es vicepresidenta de la Asociación SFC-SQM Euskadi-AESEC, Asociación de Afectados por Enfermedades Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica (EM/SFC), Sensibilidad Química Múltiple (SQM), Fibromialgia (FM) y Sensibilidad Electromagnética o Electrohipersensibilidad (EHS) del País Vasco

Escribir esta columna de opinión me ha costado mucho. Las razones tal vez las conocéis: mi estado de salud, y porque, en mi situación, vivo momento a momento, me centro en lo que puedo hacer y no pienso en aquellas cosas que son imposibles para mí. Solo siento más cerca de mi ADN el brindaros mi sonrisa y ganas de vivir y de querer/amar… a pesar de que no me veáis porque, como otros miles de personas que no veis, no puedo salir ya que el entorno se ha vuelto hostil para mi cuerpo. Y está en vuestras manos cambiarlo.

Me gustaría que todos pudiéramos hacer ahora y siempre desde lo más cotidiano, lo esencial, lo necesario, las obligaciones, hasta lo que nos guste… Que pudiéramos estar y disfrutar, ver y contemplar, pasar por, y vivir en…

Me gustaría que todos tomáramos conciencia de nuestro entorno social y medio ambiente, de los que dependemos totalmente, y permitiéramos que esto sucediese.

Y, la pena, es que el tiempo está corriendo en contra, y el margen para que esto ocurra se agota. Las personas de todas las edades y clases sociales, que a pesar de haber llevado una vida saludable, padecemos enfermedades de un marcado carácter ambiental (por su contaminación…) que en unos casos son crónicas y discapacitantes, y en otros casos incluso mortales, somos un claro síntoma de ello. Somos cada vez muchísimos más, y somos “los canarios en la mina”.

Eva María Hazas 3

Eva María Hazas con su inseparable máscara.

Todo el mundo debe de tomar conciencia de esto, porque le puede tocar a cualquiera de nosotros: mañana puede ser tu pareja, o tu madre, o tu padre, o tus hermanos, hermanas, o tus amigos, o tus hijos, o tu vecina, o tu jefe, o un compañero de trabajo, o tu entrenadora, o un compañero de equipo… o puedes ser tú.

Lo que estamos observando en la naturaleza que nos rodea (la desaparición de plantas y animales, contaminación del agua, aire, tierra… las personas con enfermedades debidas a esta contaminación ambiental) es un gran espejo de ello. Y es que la habitamos y respiramos, comemos y bebemos.

Somos animales nacidos en un medio al que, por ende, estamos totalmente e inevitablemente adaptados, y no así a los cambios que estamos provocando en él y que alteran su biología y la nuestra, haciéndola en muchos casos inviable.

La realidad es que dependemos unos de los otros, dependemos del entorno (natural y social) en el que hemos nacido tanto para vivir y sobrevivir, aunque muchos ya no sean conscientes de este claro hecho.

Y la buena noticia es que, el que esto cambie y mejore, vuelva al camino correcto, siempre ha estado y está en las manos de cada uno de nosotros. Si no reaccionamos ya, nuestro mundo y todas las personas estaremos enfermas terminales. ¡Tic! ¡Tas! Reacciona

Esto es responsabilidad de todas y todos. Nos afecta por igual.

Por favor, cambiémoslo. Todavía estamos a tiempo.

LAGUNDU, S.O.S., SUFRO SSC · Las consecuencias sobre mi calidad de vida y salud son bestiales

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.