Recordando a Giacomo Bini (OFM)

 

sor M. Olatz 2

Sor M. Olatz

Pensando en la covid-19, en el cuidado que tenemos que tener, en las consecuencias que vemos, oímos, dicen, etc, nos ha entrado un cierto miedo; sin embargo a alguien  he escuchado que quizá la vida nos está brindando una gran oportunidad para que demos el paso hacia un nuevo modo de vida, un nuevo paradigma siendo conscientes de la necesidad de transformación que tenemos y no sabemos o mejor dicho no nos atrevemos a llevarla a cabo o por dónde empezar. Nos da miedo romper con el modo de vivir actual. Es que eso de cambiar cuando siempre ha sido así… ¿Cómo nos vamos a meter en líos a estas edades?

Y estando en esas, me encuentro con un libro de Giacomo Bini. Fue general de la Orden de los Frailes Menores (OFM) durante 6 años e hizo una recopilación de las charlas que dio a las hermanas clarisas a lo largo de aquella época y de las demás ocasiones que tenía de visitarlas en su ir y venir de aquí para allá. Al ser general de todos los franciscanos OFM del mundo lo recorrió casi todo él. Después le destinaron a África como maestro de postulantes y novicios. Su mirada era de una persona lista, observadora, de vivir atento. El libro “Escuchad hermanas” lo refleja.

El siguiente general de la orden fue El hermano José Carballo que vino a Arantzazu en varias ocasiones, pero la última vez fue por motivo de unas conferencias a religiosas, estando allí con otra compañera nos dieron la noticia de que el hermano Giacomo Bini había fallecido. Las que éramos franciscanas incluido Carballo quedamos impresionadas e impresionados.

El libro que estoy leyendo en estos días está escrito en el año 2002. Lo tenía como olvidado. Es una recopilación de todas las o muchas conferencias que ha ido dando en su andar de un convento a otro de Clarisas y también de reuniones como la que tuvo en Arantzazu.

Ahora debido a la búsqueda de otro libro del mismo autor he descubierto con gran alegría  que nuestro Giacomo Bini nos da, por lo menos a mí, un mensaje como si me lo diera Francisco el Poverello de Asís, el seguidor y enamorado de Jesús de Nazaret el que se preocupaba de los más necesitados y despreciados.

A mí personalmente me ha gustado cómo hace hincapié nuestro Bini, sobre el discernimiento, es decir, ver lo que tenemos que hacer en cada momento, con las personas: quererlas sabiendo que todas somos diversas, plurales, singulares. Me hace gracia cuando dice sobre la ilusión de avanzar, dice que hay personas de 80 años para arriba que tienen ilusión y otras de 40, 50… que no la tienen, lo dice más de una vez, que muchas veces la edad no tiene mucho que ver en muchas ocasiones.

Giacomo nos dice que la clausura no significa no hablar con los laicos. Dice que nos tienen que conocer porque la sociedad necesita personas alegres, humildes, abiertas a todo lo enriquecedor, personas que viven con las antenas abiertas, sencillas y activas al fenómeno cultural, a no ir enquistándose y a ser unas clarisas que en lugar  de atraer por la contemplación ilusionante hacemos lo contrario.

Me llamó grandemente la atención cuando decía que si las clarisas decaemos lo mismo les pasará a los Hermanos de la primera Orden y también a los de la tercera y viceversa. Pues no se me había ocurrido pensar en ello. Sin embargo creo que tiene toda la razón. Todo se transmite tanto lo bueno como lo negativo.

Discernir sobre la emotividad intelectual y la emotividad vital. Vivir con atención. Y cómo no! Como base el Evangelio. Nuestro  San Francisco cuando tenía que comenzar algo que le preocupaba abría al azar el evangelio buscando lo que tenía que hacer. Él sabía que el Evangelio era gratuidad que todo lo habíamos recibido, sin merecerlo. Se trata de estar en disposición y abierta/o sabiendo que todo se nos da.

Dice que tenemos que vivir y “recuperar la intuición franciscana”, vivir la Minoridad, Francisco y Clara los dos querían ser Menores y vivir en Fraternidad características peculiares de los dos santos medievales. Choca pero uno es patrón de los ecologistas y la otra de la televisión y de los medios de comunicación.

Estoy muy agradecida a Giacomo Bini por el libro que se publicó en 2002 es una casualidad el haberlo descubierto en el año 2020. Año en que el Papa Francisco ha publicado “Fratelli Tutti” basándose en la otra característica de los dos fundadores franciscanos medievales que era vivir la FRATERNIDAD.

En estos tiempos que corren no nos vendría mal pensar en ayudar, querernos, estar atentos a las múltiples necesidades que vemos alrededor y que nos hacemos los ciegos lavándonos las manos y diciendo: hor konpon…

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.