Un reloj made in London

Jon Ander

Jon Ander Ramos

· Jon  Ander Ramos es historiador y docente de la UPV

Los relojes se utilizan desde la antigüedad y a medida que ha ido evolucionando la tecnología de su fabricación han ido apareciendo nuevos modelos con mayor precisión, mejores prestaciones y presentación, y menor coste de fabricación. El reloj, además de su función práctica, se ha convertido en un objeto de joyería, símbolo de distinción y valoración. Y en el caso que nos ocupa un objeto sobre el que ha pivotado la vida y obra de una familia.

El 29 de agosto de 1866 contraían matrimonio José Mancisidor Martija (Mutriku) y Juana Urigüen Olalde (Durango), dando inicio de este modo a su proyecto familiar, junto con el profesional: la puesta en marcha de la relojería Mancisidor. El camino iniciado por José y Juana se ha prolongado por más de 150 años, a lo largo de los cuales la familia, entre otras cosas, ha destacado por su relación con la relojería en la villa.

Además de servicio a la ciudadanía, los Mancisidor han sido por décadas los encargados de la reparación y mantenimiento de los relojes municipales, según consta en documentos de archivo. El cargo de relojero municipal desempeñado por Mateo Mancisidor durante cerca de treinta años, fue seguido por su hijo Eudosio en los inicios de la década de los años 30. Una atención a los relojes municipales por más de medio siglo (1894-1949). Siglo y medio de evolución. De una primera etapa en la que primó la venta y reparación de relojes, progresivamente el negocio ha pasado a una nueva etapa marcada por la joyería.

Mancisi2

Mateo Mancisidor en la puerta del negocio a comienzos del siglo XX.

Y es que 150 años no se cumplen todos los días….

En estos días los Mancisidor están de celebración, la relojería-joyería cumple 150 años. Cinco generaciones de joyeros-relojeros al servicio de la villa. Los últimos meses se han desarrollado dentro de esa vorágine que supone cualquier tipo de celebración. Y de eso bien sabe la responsable del negocio a día de hoy, Maite, el último eslabón de la larga cadena de los Mancisidor. El trabajo de recuperación de fotografías, papeles y demás enseres familiares le ha llevado a encontrarse con ese reloj que desde pequeña veía por casa y del que su padre Gonzalo tantas veces le había hablado: un reloj de bolsillo made in London.

La curiosidad le hizo indagar sobre el origen y data de dicho reloj. Pensaban que se trataba de una pieza de la primera mitad del siglo XX, pero los informes realizados por especialistas nos han colocado ante la verdadera joya de la corona.

mancisi1

Reloj Hen Favre.

Un reloj que los Mancisidor han portado en el bolsillo. El reloj del que Maite tantas historias había escuchado es un Hen Favre (nº 11.949), un reloj inglés para la villa de Durango. Un reloj cuyo destinatario estaba fuera de Londres, ya que en la máquina pone Londres en lugar de London. Y esto era habitual en aquellos casos de relojes exportados fuera de Inglaterra.

No se han encontrado referencias del relojero, lo que nos hace suponer que es discípulo de alguno de los grandes maestros relojeros de la época, pero no podemos situarlo en un momento concreto. Comparando tanto el tipo de caja como el tipo de maquinaria y esfera, hemos encontrado dos relojes que son muy similares; uno de Mudge&Dutton del año 1764 y otro de James Green de 1776, que a su vez son relojes similares a los fabricados por George Graham dese antes de 1730. Esto nos hace pensar, que estamos ante un reloj fabricado en torno a esa horquilla temporal entre 1740 y 1780.

Un verdadero tesoro que Mancisidor nos acerca estos días desde su escaparate. Un reloj de largo recorrido, made in London, que sin quererlo se ha convertido en el icono del 150 aniversario.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

One Response to “Un reloj made in London”

  1. Felix Henry dice:

    Muy Señores míos:

    El reloj de bolsillo al que hacen referencia en su artículo con el número 11949 fue producido por el relojero británico Henry Favre que tenía su taller en la dirección 27 de Pall Mall en Londres, Gran Bretaña, entre los años 1800 y 1824 según consta en el libro de GH Baille “Watchmakers & Clockmakers of the World”.

    Espero que esta información sea de su interés.

    Atentamente,

    Felix Henry

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio