Sin la estación del tren y otros patrimonios, Durango acabará siendo un número o un código de barras

maquina-escribir

EDITORIAL MUGALARI

Durango es un pueblo que va perdiendo identidad histórica y… el tren solo pasa una vez en la vida. Imagina a nuestro municipio perdiendo letras de su nombre.

Durango. Siete letras históricas para el nombre de nuestro pueblo.

Desde este periódico digital cada vez que alguna institución hace desaparecer uno de nuestros edificios históricos pensamos que perdemos identidad, nos expropian entrañas, raíces. Sí, somos proteccionistas (de lo nuestro).

Durang. Seis letras históricas para el nombre de nuestro.

Hasta hoy algunas personas -no cuantificadas porque no han sido ni consultadas- soñaban con mantener nuestra estación del ferrocarril, pero el peso no de la Ley, sino el peso del dinero ha podido con su techo, con sus maravillosos arcos de medio punto. Las excavadoras ladran, luego cabalgan.

Duran. Cinco letras históricas para el nombre de.

Otros edificios, pocos, duran a pesar de que algunos no quieren que duren. Las paredes de la estación que no resbalaba, su pasado social, sindical, político, lugar de primeros besos, de abrazos de bienvenidas y despedidas… aquellos besos, aquellos abrazos no volverán.

Dura. Cuatro letras históricas para el nombre.

Dura es la realidad. Duro es que haya una petición de incorporación de Patrimonio de esta estación y se actúe acelerando las obras en un lugar que no será todo zona verde sino paso de dos sentidos a cinco edificios de lujo de 17 plantas, es decir, del doble del inmueble de viviendas más alto del municipio y la mitad de la torre Iberdrola de Bilbao.

Dur. Tres letras históricas para el. 

Dur del gentilicio de duranguesas, durangueses, durangarras que soñaron con mantener esa estación de tren y que también estaban en su derecho. Aquellos que quisieron que sus hijos e hijas jugaran con serenidad a su lado, aprendieran en su interior o, sin coches, en los columpios de Ezkurdi.

Du. Dos letras históricas para. 

Hoy es un día triste para una parte de una ciudadanía que piensa que si hubiera sido en vez de una estación desprotegida un inmueble religioso privilegiado de esos que no tributan IBI, mañana seguiría en pie gracias a Dios. Pero no, la posición estratégica de la estación dificulta la gran ciudad moderna y contaminante que se prevé para el corazón de un municipio que se considera verde. Los últimos -en llegar- serán los primeros.

D. Una letra histórica.

D, así se llamará nuestro pueblo con una política desmemoriada que continúa echando abajo su pasado desde el silencio, o quizás D acabe convertido en un número o código de barras.

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

5 Responses to “Sin la estación del tren y otros patrimonios, Durango acabará siendo un número o un código de barras”

  1. Imanol dice:

    En mi opinión quedaría bien (brutal) hacer la entrada al tren por la estación vieja

    Entrar por una entrada antigua a la estación moderna…

  2. Llevo viviendo en Durango casi 50 años y he conocido lo que hoy es la calle Mikeldi, con un caserio – creo que de la familia Aretxaga- en cuyas proximidades había un gran pozo, un charco, en el que tenían su habitat un montón de patos y tantas otras cosas que el paso del tiempo ha borrado. Pero eso, nostalgia aparte, es el signo de los tiempos. Entiendo que se quiera conservar un patrimonio con un valor arquitectónico e histórico importante, pero no acabo de entender que se vaya a contracorriente con el desarrollo que para bien o para mal nos envuelve ya que en esa postura todavía estaría llegando a Ezkurdi el tranvía.
    Mucho más que eso me preocupa el destino que se vaya a dar con el terreno que ha quedado libre y que ocupaban vias, cocheras, etc. de la antiguas instalaciones. Si la noticia que se va abriendo paso que en el se levantarán dos torres de 17 pisos finalmente fuera cierta, eso si que sería como para que el pueblo se levantara en armas ante semejante atrocidad, porque una cosa es el desarrollo imparable que el tiempo impone y otra esa esperpéntica e indecente operación que no busca más hacer caja como objetivo único, importando a sus autores un rábano la funcionalidad y la estética.

  3. Maku martinez dice:

    Vergonzoso lo que están haciendo con Durango villa preciosa de la que no estáis dejando nada se me ocurre porque no tiras también pinondo el dueño era general Varela se os ha despistado la ermita de Magdalena total ya habéis roto con ese edificio blanco y negro y no sigo porque me da lastima ver como en diez años os habéis cargado mi pueblo ya nada que hacer tristeza me da con lo bonito que era

  4. jon irazabal dice:

    He oído estos días en boca de técnicos (arquitectos principalmente) de patrimonio que dictaminan hoy sobre un caserío, mañana una calzada medieval y pasado mañana una iglesia, y de políticos, aún con menos conocimientos en patrimonio, que la estación no tenia valor, que era un bodrio. También he leído la opinión del doctor en historia contemporanea Juanjo Olaizola, impulsor, alma mater y director, desde 1982, del Museo Vasco del Ferrocarril sito en Azpeitia, y actualmente máximo conocedor de nuestro pasado ferroviario, desgranando los valores de la estación y su apuesta en pro de conservar el mismo.
    Tras las lecturas me surge una gran duda.
    ¿Alguien en el ayuntamiento de Durango -políticos y técnicos- sabe quien es Juanjo Olaizola autor de más de 34 libros entre ellos seis referentes al tren en Durango?
    ¿Porque la administración no hace uso [gratis] de los conocimientos de un empleado suyo y toma en consideración la opinión de una persona con prestigio a nivel europeo en el mundo de la investigación ferroviaria y si a la de un técnico generalista?
    ¿Un técnico generalista no debería atender los casos rutinarios, y como en medicina derivar a especialistas cuando requieren análisis específicos?
    Y no es cuestión de dinero… casi todos estos técnicos son empleados de la administración pública.

    • Esther Arza dice:

      Hola Jon: He oído que van a construir donde estaba la estación un centro religioso. ¿ sabes de que culto? No lo entiendo si e las actuales iglesias de Durango hay sitio para todos. Hablando de Iglesias, en la Ermita de Magdalena me casé yo en 1976 y ne quedé a vivir en Magdakenoste, ahora Arkotxa
      Muchas gracias por tus aportaciones

Deja un comentario

- Obligatorio

- Obligatorio