Gentes de tercera

IOn Andoni DEl Amo

Ion Andoni del Amo

· Ion Andoni del Amo es concejal de ‘EH Bildu’ en Durango e Ingeniero de Telecomunicaciones, Sociólogo y Doctor en Comunicación Social

“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa”. Así comienza El 18 Brumario de Luis Bonaparte de Karl Marx. No sabemos si en la Diputación Foral de Bizkaia son muy hegelianos. Marxistas desde luego no mucho, de eso no cabe duda. Pero, con su actuación respecto a las las tarifas y zonificación de transporte, le han dado la razón, también en esto, a Marx.

Ya lo intentaron hace un año con el cambio en la zonificación de Euskotren, y lo han repetido ahora a ver si cuela. El intento de sacar a Berriz y Zaldibar de la zona 4, en la que estaban junto a Durango, para situarlos junto a los municipios del bajo Deba no es una gran tragedia universal, en efecto, pero sí que afecta a la vida cotidiana de mucha gente, de aquí. Rompe las relaciones naturales de la comarca. Encarece los desplazamientos entre Berriz y Zaldibar y Durango, y supone un obstáculo al impulso del transporte público y al desarrollo local y equilibrado del eskualde. Y la repetición del intento roza la farsa, la tomadura de pelo.

Hace un año y ahora, las movilizaciones ciudadanas y la implicación activa de los ayuntamientos de Zaldibar y Berriz han logrado echar atrás el intento de cambio, y han fortalecido la demanda de un sistema tarifario general más justo, también para Bizkaibus, que mantenga en la misma zona a los pueblos de la comarca, y que tienda a una tarificación basada en las distancias recorridas reales. Con las pertinentes bonificaciones. Hasta ahora las zonas parecen diseñadas con un compás desde Bilbo.

Los ayuntamientos de Zaldibar y Berriz… Detengámonos un momento. Prueba de agudeza intelectual: ¿quién falta aquí? Surge la obligada pregunta que la gente se hace en la calle: ¿dónde ha estado en todo esto el Ayuntamiento de Durango? ¿Dónde cuando había que defender a sus ciudadanos y ciudadanas? Porque este atropello afectaba doblemente a Durango. Por un lado, a quienes se desplazan a las localidades vecinas. Por otro, porque encarece y obstaculiza los viajes a Durango, precisamente en un momento en el que la vida comercial y cultural de nuestra localidad languidece. Y su Ayuntamiento ni se mueve, pasa. De los y las ciudadanas afectadas, pasando. Ante un pueblo que languidece, pasando. Como en muchos otros temas, tenemos un gobierno municipal pasota, que pasa de todo.

Porque, además, lo de las tarifas y zonificación del transporte no deja de ser una más de las decisiones tomadas desde un despacho de Bilbo. Pagar los peajes de toda Bizkaia (somos las y los catalanes de Bizkaia), una chapuza de zonificación del IBI sin tener en cuenta la realidad de Durango, una parada de autobús desechada en otros sitios y del tamaño de una caseta de perro… A veces, muchas veces, parece que la Diputación de Bizkaia toma las decisiones desde Bilbo y sólo pensando en Bilbo. Y son ya tantas las veces, que empieza a ser algo más que parecer. Las gentes de Durangaldea parecemos ciudadanos y ciudadanas de segunda.

Y las de Durango, de tercera, porque además de los reiterados atropellos de la Diputación, nuestro Ayuntamiento también pasa de hacerles frente. Y ese es precisamente el deber de un Ayuntamiento, defender a su ciudadanía, ante quien sea, y por encima de obediencias de partido. Ha tenido que ser el pleno del Ayuntamiento de Durango, a iniciativa conjunta de EH Bildu y Herriaren Eskubidea, quien tome posición. Esperemos, trabajemos, para que la farsa no se repita.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.