REVOLTA PERMANENT HOY EN ELORRIO | «Estamos rodeados de gente que sabe lo que hace y que lo hace de cojones»

 

Iban Gorriti

Barras de colores en mal pirateado VHS. ¡Un pitido hiriente que odiará hasta quien lo creó! Cuenta atrás ante los ojos secos. Del diez al cero. Arranca el directo de película del CD ‘Genesis’ (Gaua Records, 2014) de Revolta Permanent. Esta noche, una hora antes de que aullen los lobos, los de Barakaldo y Mungia proyectarán toda su mala hostia, a lo Haneke, en el histórico gaztetxe de Elorrio.

El cuarteto ejecuta un thriller sonoro que tiene como vía de escape vocal el hip hop, pero un colchón que fluctúa entre la electrónica, pasando por las sogas guitarreras pesadas, y el oscurantismo del afterpunk. Eso sí, tras tanto caos organizado, prometen que tras el concierto usted se sentirá más feliz.

10557762_851342721565786_4591944243529565447_o

Revolta Permanent, cuatro mentes conectadas. | PHOTO | Aitor Abio

– Tengo que decirlo, si no exploto como molotov: Revolta Permanent era el título de una canción de Lluis Llach. A su vez, ustedes titulan a su disco ‘Genesis’, como el grupo de Phil Collins. Y al mismo tiempo sale el disco ‘Revolta’, de Itziarren Semeak. ¿Hay algo que les una a todos?

Entre todas ellas no. Lo que sí tiene relación es Revolta Permanent, nosotros, con Luis Llach. Además de la canción es también un documental del propio Llach, sobre los asesinatos de aquél gris 3 de marzo del 76 en Gasteiz, por obra y gracia de Manuel Fraga… Vimos el documental y supusimos que a Luis Llach no le importaría que unos chavales de 12 años lo tomaran prestado (desde la admiración) para formar un grupo.

– Por cierto, el ‘génesis’ de los nuevos Revolta Permanent. Es decir, seríe su ‘re-génesis’ ¿Por ahí va el título?

¡Bingo! Por ahí va el título. Se crea un ‘nuevo’ Revolta Permanent. Aquí empieza todo, otra vez. Con el mismo nombre pero muy distintos… caras nuevas, sonidos nuevos, más experiencia… pero eso sí, las mismas ganas, aunque con más malicia, mucha más malicia. (Risas)

– Hablando de sus principios de cuando tenían 12 años. ¿Mantienen con los nuevos componentes la canción ‘Kantuka’ que llegaron a odiar en su RAP-ertorio?

Por suerte, no (Risas). Sería absurdo renegar de ella y no lo hacemos en absoluto. Pero fue lo que fue, disfrutamos de ella en su momento y estamos orgullosos de nuestro trabajo. Por ser nuestro y por ser trabajo. Pero es otra etapa que queda atrás, estamos aquí para otra cosa. Hemos crecido.

– ¿Por qué creen los dos Iker que les dieron tanto apoyo en su momento?

Sinceramante, ni idea. Éramos dos chavales que empezábamos con 12 años con la ayuda de lo mejorcito que teníamos cerca, es decir, 121krew o Norte Apache, entre otros, a quienes estamos eternamente agradecidos. Gracias a ellos hicimos y fuimos algo en un principio y a la gente parece que le gustó aquello que hacíamos y éramos; los motivos los desconocemos…

– Por cierto, ¿alguno de los dos tiene el reto de aprender a tocar algún instrumento?

Sobre el escenario, de momento, no. Estamos bien como estamos. Tanto en Herri Oihua como en este nuevo Revolta Permanent, rodeados de gente que sabe lo que hace y que lo hace de cojones. Además, el tener un micro en la mano y nada más le da un punto de frescura a la hora de vernos, nos da libertad, le da movimiento al directo, y eso es positivo, o eso creemos. Detrás del telón ya es otra historia… Yo (Iker Aginaga) me he prometido mil veces aprender a tocar algo, y sé que lo cumpliré, aunque sea por simple ocio. Iker Villa, por su parte, ya hace sus pinitos con la alboka, guitarra, batería… Le va eso de hacer ruido. En ocasiones, hay que pararle (Risas).

 – ¿Cómo entran a formar parte Mikel Becerra -guitarrista con quien tocan en Herri Oihua- y con Aitor Abio (Matxinada, exPiLT)?

Ha sido un proceso largo. Para la gente el grupo acaba de nacer, pero esto ha sido un embarazo largo, a la vez que placentero). La idea del ‘renacimiento’ se gestó por dos bandos: mientras nosotros (los dos Iker), pensábamos en encontrar a alguien que nos hiciera bases, volver a escribir y preparar un disco y un directo para volver a lo nuestro, por su parte Abio, en Gaua, a la sombra, ya hacía bases que algún día puede que fueran para Revolta Permanent. Cuando se plantea la idea seriamente de volver a Revolta con bases de Aitor Abio, se nos ponen los ojos como platos: adelante.

– Y en ese momento piensan en su compañero metalero Mikel Becerra…

Sí, para lanzar las canciones en directo y añadir líneas de teclado y/o guitarra no podía ser otro que Mikel. Y así empezaron los ensayos, con Aitor supervisando y ayudando a Mikel con los teclados y sacando giros de voces, guitarras, estribillos… Entre los cuatro. Todos teníamos claro que allí currábamos cuatro, pero al escenario subiríamos tres.

– Hasta que Abio se engancha a su droga

Ensayo a ensayo a Aitor cada vez le gusta más, y un día nos plantea subir con nosotros. Lo primero fue incredulidad. Que un músico con la carrera de Aitor pretenda subirse a un escenario contigo, no es algo que pase todos los días, y menos que lo plantee con tal naturalidad. Así que adelante. Ya estábamos cuatro, bestias, Aitor a cargo de la electrónica, Mikel con la guitarra y los Ikeres con los micros. Cada uno en su mundo.

– Creados estos Beastie Boys de Baraka y Mungia… ¿Tienen que atar en corto a Mikel para que no se vaya para el metal y a Aitor para que no les acerque al industrial o se pase con la electrónica?

¡A Mikel sí! (Risas) Bastante. Mikel es una persona que, a priori, es muy poco partidaria de bajar el volumen y la distorsión… (Risas) Pero lo entiende, ejecuta lo que cada canción pide sin ningún problema y el resultado nos flipa. Abio tiene muchos registros, es un auténtico todoterreno. La verdad es que a Revolta Permanent no podría haberle pasado nada mejor que estos dos ‘fichajes’. Le aportan una frescura a la música que sería inimaginable con una simple base hip-hopera, y tocamos estilos que, a decir verdad no estamos muy acostumbrados a escuchar por aquí, y menos en euskera…

10806928_10204435759006817_447384149_n (1)

Abio, Aginaga, Villa y Becerra en permanente revuelta. | PHOTO | Aitor Abio

 – ¿Abio revive con ustedes su segunda o tercera juventud?

Aitor sigue sintiéndose joven, en el fondo se cree un chaval; y como él dice lleva reviviendo juventudes desde que nació, lo que no consiga el rock’n roll y las ganas de vivir y disfrutar…

– ‘Genesis’ es una propuesta muy cristalina en ‘Hitzak’ y, por ejemplo, lo opuesto en ‘Zain’ o ‘Hilik’, aunque en ambas hay intriga. ¿Hacen una especie de thriller sonoro con hip hop vocal?

Es cierto que las canciones en el disco siguen una especie de degradado, de transición, de blanco a oscuro, muy oscuro, opaco. Ha sido algo natural, nos gusta mantener la tensión en las canciones, ese groove que te va llevando al climax poco a poco. Somos todos muy cinéfilos y es gracioso pero si que podemos mirar cada tema como una secuencia diferente, donde todo comienza en un mundo ordinario, abierto, iluminado, cristalino como tu dices con Hitzak; y poco a poco va dando paso a cavernas cada vez mas profundas, incomodas, y el thriller acaba de la peor manera posible con Hilik… O de la mejor, quien sabe…

– Les ha quedado, para terminar, un disco de concepto muy cinematográfico. ¿Coinciden en este pensamiento? En ese caso, ¿a qué director les gustaría componerle una banda sonora?

Si, la verdad es que tiene mucho de peliculero el disco (Will Hunting, La matanza de Texas, True Detective)… Directores cada uno tenemos los nuestros… Yo (Iker A.) me quedo con Tim Burton o Tarantino. Villa es mas de Christopher Nolan o Michael Haneke. Abio por su parte tambien se queda con Nolan y con el gran David Fincher, con este último coincide tambien Mikel.

– Lo más curioso es que sabemos que son muy melómanos y abierto a casi todos los parámetros sonoros. ¿Cuáles son algunos de los últimos discos que han comprado? Sorpréndanos.

Parece que Berri Txarrak acapara todo. (Risas) Se lo han currado. Pero hay más. Hace bien poco Mikel nos ha descubierto Royal Blood, un dúo de bajo, sí, sí, bajo y batería muy muy cañero. Andamos también esperando ansiosos lo nuevo de Anestesia. La vieja escuela de Euskal Herria, esperemos que no sea el último…

 –  Como seguidor de Herri Oihua, ¿en qué momento está el grupo, en modo stand-by?

El trabajo con Revolta nos ha chupado todo el tiempo del mundo estos meses y no hemos estado muy activos, pero a falta de tiempo, tenemos energía a raudales y ganas para exportar, hemos parado un poquito con la composición, grabación y promoción de “Genesis”, pero no es un adiós, ni mucho menos. Pronto estaremos currando con Lander y Álex en el local, los cinco, y a ver que sale…

– ¿Cómo es un directo de Revolta Permanent, por ejemplo esta noche en Elorrio?

Una explosión de furia, energía, ganas… Echamos el alma hasta por los poros en el escenario y pretendemos asustar, dejar huella, que se queden con nuestras caras. Y además, hacemos música.

Herri Oihua by Iban Gorriti 2013

Iker Villa e Iker Aginaga, enérgicos en directo. | PHOTO | Iban Gorriti

– Admítanlo, ¿cuántas veces le han insistido a Abio para que reúna a PiLT o ha muerto definitivamente Dios? Hil da Jainkoa definitelly?

Aitor Abio: (Risas) Creo que unas 30.000 veces, cada vez que toco, que voy a ver un concierto… me lo comentan. Alguna propuesta seria ya se ha dado alguna vez, pero de momento ‘dios’ sigue muerto o de parranda. Quién sabe, de momento no, pero quizás en un futuro no muy lejano nos juntemos para cenar, ensayar, pasarlo bien y una cosa lleve a la otra.

– ¿En directo llevan bajista?

No.

 – ¿Conocen Elorrio y su peculiaridad de ser el primer gaztetxe de Durangaldea -aunque ahora en edificio renovado- y segundo de Bizkaia tengo entendido tras el de Hori Bai de Larrabetzu?

Hay pocos sitios en Euskal Herria en los que Aitor no haya estado, pero los otros tres no, no hemos tenido el placer de tocar allí. Esta gira de presentación de ‘Genesis’ nos va a llevar a muchos sitios nuevos, muchos de ellos míticos como Bonberenea, donde estuvimos hace dos semanas. Es un verdadero placer girar y conocer rincones que le hacen un hueco a la música, y habitualmente el trato es excepcional. Estamos deseando tachar Elorrio en nuestro particular mapa de esos txokos.

¿Qué hubiera sido de los grupos de música sin el circuito de gaztetxes?

Iker Aginaga: Lo que hubiera sido no lo sé. Pero desde luego que el trabajo de la mayoria gaztetxes es impagable. No es fácil encontrar esos rincones que mencionaba antes que den oportunidades a grupos pequeños, jóvenes. Para organizar un concierto de Metallica hay miles de interesados, pero para los mortales conseguir salas es una auténtica odisea, para nosotros mismos ha supuesto muchas horas de teléfonos y emails y la verdad es que no nos podemos quejar con la respuesta de las distintas salas  y gaztetxes con las que hemos contactado. Es de agradecer, de corazón.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.