La exposición ‘Goazen gudari danok…’ incorpora 10 objetos y documentos relacionados con el bombardeo de Durango, en Landako Gunea

I. Gorriti

| Mugalari recomienda esta exposición histórica y gratuita ubicada en Landako Gunea

| Es una buena oferta para estos días de Semana Santa, y permanecerá abierta hasta el miércoles 22 de abril

Coincidiendo con el 78 aniversario de los bombardeos fascistas que sufrió Durango el 31 de marzo de 1937 y los días posteriores, Landako Gunea acoge ya hasta el 22 de abril  la exposición ‘Goazen gudari danok…’. La muestra está ubicada en la entrada trasera, es decir, en la zona de las antiguas vías del tren del pabellón multiusos. El horario de visita es de martes a viernes, de 19.00 a 21.00 horas; sábados, de 17.00 a 20.00 horas; y domingo de  12.00 a 14.00 y de 17.00 A 20.00 horas.

Exposición Goazen Gudari Danok IBAN

Dos personas visitan la exposición ‘Goazen gudari danok…’ abierta hasta el 22 de abril en Landako Gunea. | PHOTO | Iban Gorriti

La exposición organizada por Sabino Arana Fundazioa, en colaboración con diversos ayuntamientos y otras instituciones y entidades culturales, forma parte de un amplio programa de actos conmemorativos con los que se quiere homenajear a los gudaris y milicianos fallecidos en el frente Zirardamendi-Elgoibar en septiembre de 1936, muchos de los cuales eran originarios de Bizkaia.

Compuesta por paneles informativos, fotografías, indumentarias, artilugios utilizados en combate, objetos personales de los gudaris, etc., destaca también una unidad expositiva que muestra a la arqueología como método de investigación válido para aportar luz y conocimiento a la historia de la guerra, así como para cualquier otro período histórico. En Durango, la muestra incorpora cuatro nuevas vitrinas con fotografías, objetos y documentos de vecinos del municipio que vivieron los bombardeos.

Imágenes del hospital de Durango tras el bombardeo y de nacionalistas del municipio prisioneros en la cárcel de Burgos (Algunas de ellas inéditas).

Llave perteneciente a la casa de Isidro Retolaza. Fue lo único que pudo recuperar tras el bombardeo.

Emblema bordado del uniforme de enfermera de Aurora de Idiondo.

Tarjeta postal  de Markel de Sasia, del Batallón Gordexola-Compañía Garaizabal.

Tarjeta postal enviada por Víctor Andrés Echevarria, fechada en Durango el 02/12/1940.

Certificado emitido por la Fábrica de Ferretería «Hijos de Mendizabal» a Román Barrenechea Solaguren, fechado en Durango el 30/11/ 1937.

Carta manuscrita de Fernando de Zabala a Felisa de Akarregi, con los sellos de Euzko Gudarostia Milicias Vascas Zona de Durango.

Recordatorio de Jesús de Arzuaga y Badiola, José Luis de Bustinza y Aguinaga, Eugenio Carnicero e Higuera y Juan de Menchaca y Basabe, fallecidos en el frente de Durango el 1 de mayo de 1937.

Esquela de los fallecidos en la Iglesia de San José de Durango durante uno de los bombardeo del 31 de marzo de 1937, publicada el 31 de marzo de 1943.

Telegrama de Alberto Onaindia a Juan de Ajuriaguerra, pidiéndole el manifiesto del clero vasco sobre los bombardeos de Durango y Gernika para contrarrestar la propaganda de los sublevados.

| LA MUESTRA ITINERANTE | Catorce gudaris del batallón Arana Goiri murieron el 25 de septiembre del 36 en el frente de Zirardamendi-Aiastia (San Migel)-Elgoibar defendiendo las libertades de Euskadi, el 25 de septiembre de 1936. Fue la resistencia de estos jóvenes vascos -como las de otros en los montes Intxorta- lo que abortó el avance del ejército sublevado estabilizando el frente durante meses y posibilitando que el 7 de octubre José Antonio Agirre fuera elegido Lehendakari y se constituyera el Gobierno Vasco. Con toda probabilidad, nada de esto hubiera ocurrido si el frente no hubiera sido estabilizado en una línea que se dibujaba entre el mar y Elgeta y los sublevados hubieran podido continuar su marcha triunfal como ya lo habían hecho en Gipuzkoa, la mayor parte de la cual, entre Donostia y la muga con Bizkaia, fue ocupada en apenas una semana. En efecto, gudaris y milicianos, en una lucha que se prolongó desde el 25 de septiembre hasta la segunda semana de octubre lograron paralizar en su avance al os franquistas, haciendo así posible la Euskadi autónoma hasta la caída de Bilbao en junio de 1937.

«Lo que en un principio pudiera parecer una batalla más de las muchas que se sucedieron a lo largo de la contienda resultó de un significado especial para Euskadi. Marcó un antes y un después en el transcurso del conflicto y, en gran medida, también en la historia de nuestro País», valoran desde Sabino Arana Fundazioa.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , , ,