‘Olagizonak eta errementariak, prakatxu zaharrak eta begiak gorriak’, por Anisia Serendipia

Anisia

Anisia Serendipia

_Aquello del pasado que mantiene vigencia_ Han pasado 10 años desde de la primera Guerra Carlista de 1833. En un pequeño pueblo de Álava, un comisario del gobierno llamado Alfredo investiga un suceso que le lleva hasta una siniestra herrería en lo profundo del bosque, donde vive un peligroso y solitario herrero llamado Patxi. Los aldeanos de la zona cuentan oscuras historias sobre él relacionadas con robos, asesinatos y pactos demoníacos. Hasta que por casualidad una niña huérfana llamada Usue consigue colarse en la misteriosa herrería, destapando la terrible verdad que se esconde tras Patxi el Herrero. Esta niña interpretada por Uma Bracaglia Etxegibel descubrirá que el herrero que vendió su alma al diablo en la guerra…

_Oigo un lamento, en lo profundo_Hoy viernes, 2 de marzo, se estrena en sala la película  “Errementari” [el herrero y el diablo] inspirada en el cuento«Patxi Errementaria» que fue recogido a principios del siglo XX por Don José Miguel de Barandiaran y que engrosa un compendio de fábulas europeas sobre diablos que fracasan en su intento de capturar almas humanas y son castigados por estos humanos. Una historia de demonios y de un herrero tan malo tan malo que hasta estos le temían. Un herrero muy malo que vuelve de la guerra y de quien dice la gente que come niñas, niños. Niñas como Uma  Bracaglia, como Haizea Garcia Olaetxea y Naia Garcia González, todas vecinas nuestras en el Duranguesado. Niños como Unax González, como  Aitor Urzelai, Benito en la obra. Como ese otro niño que se lamenta en la oscuridad, Eloi Ruiz de Erentxun Durán también de Durango.

Del temible herrero se dice que vendió su alma al Diablo para zafarse de la guerra… el demonio Sartael, encarnado por quien también fuera niño de Durango Eneko Sagardoy, y que según la demonología es aquel que se encarga de encontrar cosas escondidas, es el enviado para “cobrarse” el alma que Patxi vendió al Diablo. Hablo ex relatu porque aún no he visto la película. Y además, no hay que destriparla.

eneko

_Y el porvenir que nace como un niño, desnudo_ Me han dicho que las niñas y niños han trabajado muy duro, sobre todo Uma Bracaglia por tener un papel protagonista. Muy intensamente, pero que se han sentido felices, ha sido un recreo… también los niños vienen a jugar y los niños todo lo embellecen, decía mi poeta favorito. Una experiencia que les ha acercado al mundo del “arte” de hacer cine; a ver lo mucho, todo ese trabajo que hay detrás del rodaje de una escena; que se les ha hecho ver como sí son capaces de llegar a hacer cosas que no sabían que pudieran hacerlas, gracias a la confianza que el director de la película puso en ellos, convencido de que estas niñas y niños podían hacer las cosas bien sacó lo que ya llevaban dentro: el porvenir estaba en ellos, desnudo y sin vergüenza. Y, quién sabe si pasado el tiempo no les suceda lo que al niño Eneko, que se enamoren del “arte” de actuar y se conviertan en gigantes; o lo que a Totó, el niño que ayudaba al proyectista Alfredo en la maravillosa Cinema Paradiso y que con los años se convierte en el afamado cineasta al que Alfredo deja su montaje de besos. O que les suceda lo que a Salvatore Cascio, el niño que interpretó a Totó y que a los 13 años, tras aparecer en los créditos de varias producciones como Totò Cascio, y habiendo ganado el premio BAFTA al Mejor Actor de Reparto compitiendo con Al Pacino, abandonó la interpretación porque no le gustaba el “trabajo” de actor y ahora se ocupa de su restaurante y de un Bed and Breakfast al que llamó L’Oscar dei Sapori, por el óscar a la mejor película extranjera que recibiera Cinema Paradiso. Lo importante es ser feliz, y eso está dentro de una de uno mismo.

Escuché el lunes esta respuesta de Uma Bracaglia en una entrevista que le hacían para Euskadi Irratia: que durante el rodaje no había tenido miedo pero luego, al ver la película, si. Tenemos Carlistas, un malo muy malo que retiene a Usue [Usue duka], demonios, el Diablo, la música de Pascal Gaign, que ganó el Goya a mejor música original, los mejores efectos especiales en los Goya de Jon Serrano y David Heras… todo eso que ha contribuido a ganarse el premio del Público en la Semana de Cine de Terror de Donostia. Y tenemos niñas, niños que viviendo la fantasía de la historia de Paul Urkijo, viviendo el miedo dentro de un cuento de miedo, han afrontado sus propios miedos al identificarse y empatizar con los de los personajes del cuento.

Y ¿cómo es que hay tantas criaturas del Duralgaldea? pregunté y me respondieron que para el casting buscaban niños cuya lengua materna fuera el euskera de nuestra zona porque guarda similitudes con el euskera de Patxi el herrero.

erremnetari 0

_Oso polita don_  Aitor Urzelai Benito confesaba a la misma emisora que el euskera alavés le había parecido lo más difícil a la hora de actuar. Porque ha sido rodada en euskera, pero en la reproducción del euskera alavés de hace dos siglos gracias al trabajo realizado entre otros por Gorka Lazkano y Koldo Zuazo Según he leído, el narrador omnisciente emplea el euskera de Ataun en honor a on Josemiel; el herrero y los habitantes del pueblo, el alavés del siglo XIX; y las criaturas y las instituciones, como el comisario Alfredo, Batua. Buscando darle una sonoridad ancestral, un equipo de lingüistas ha trabajado para recuperar la forma de hablar de la época estudiando los textos de Juan Bautista Gamiz, de donde han sacado mucho vocabulario. A fin de que la gente pudiese identificarse con ese euskera de Álava y además lo entendiese cualquier euskaldun, para la declinación del genitivo se ha tomado la forma -gaz, la que se usa entre nosotros. Desde el punto de vista fonológico, se han tenido en cuenta dos cosas: una especie de paragoge con la adición de la vocal “e”, antepuesta a la vocal “a” en las palabras que terminan por esa vocal, porque en Álava se les anteponía la “e” convirtiendo así las terminaciones en “-a” en terminaciones en -ea”, como en Durango, en Bizkaia; Y otra menos importante, la apócope de la vocal final de los infinitivos terminados en “-i”. A  esto se le ha sumado el estudio de testimonios escritos de testigos de épocas anteriores en zonas fronterizas de Álava, y es así como han logrado construir una gramática para la película Errementari. Procurando además que los diálogos fuesen ágiles, empleando nombres tradicionales de entonces como Benito para los personajes… Gracias a esto, y un poco más, podremos escuchar un tipo de euskera antiguo pero nuevo. Sin duda un aliciente más para que los vecinos de Durangaldea vayamos a ver la película: Gazin!

Dice su director, Paul Urkijo, que “Patxi Errementaria” era su cuento preferido de niño… Yo, de quien tenía miedo de niña era de Juan Díaz de Garayo, otro alavés contemporáneo de Patxi y conocido como Sacamantecas. Porque yo no conocía la historia de Patxi el herrero aunque si una canción, la que da título al texto. A pesar de que yo entendía Otxandioko errementaria, y lo veía muy lógico por la fuente  de la plaza dedicada a Vulcano, dios del Fuego, en alegoría a la importancia que tuvieron las fraguas en el pasado local… los niños vienen a jugar y los niños todo lo embellecen.

Gazin!

Y a otro le parecerá otra cosa

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.