‘De liderazgo, tratemos’, por Mariano Martín

MAriano-Martin

Mariano Martín 

 

Dirigidos.

Enseñados.

Protegidos…

¿Por quién?

Que un Hombre piense.

Que una raza elija.

Que un sueño aliente.

Que una cultura erija.

 

Si el Universo tiene Reino

y tal reino está regido

por un Rey cuyo motivo

es hacerlo grande y lleno,

de bienes, en lo existente y en lo vivo…

No lo ha de estar el Mundo

no lo ha de estar la tierra,

no lo ha de estar el Hombre,

con su esencia primera…

¿Si a todo le corresponde

seguir la ruta más certera,

para alcanzar en su nombre

la mejor forma y manera,

de hacer la Vida noble

tal como el Cielo quisiera?

 

Pero no solo en el Reino

el Bien tiene bandera,

y el Mal junto a su infierno

y amigo de la guerra,

a la Paz pone en un juego

retando a quien lo quiera,

exacerbándose en su ego

y recreando su quimera.

 

Servimos, porque entendemos

compromiso, fe y dignidad,

a quien con justo abolengo

dispone una Ley de ejemplar.

 

El Orden nos viene de lejos

más, cerca de la Verdad,

nos hace escuchar los consejos

de la sabia Libertad.

 

Atender el juramento

que nos es de respetar,

es el firme y leal Sacramento

al que nos hemos de entregar.

 

Luego, porque debemos

al elegir, acertar,

cuenta nos damos, sufriendo,

equivocado el andar.

 

Y así nos encontramos

con horrible necesidad,

que de más vecinos a menos

por el auspicio al errar.

 

Que la natural creencia

y presencia existencial,

que nos ha de dar la fuente

del maná rico y caliente,

que nos debe de gobernar,

ha de ser justo y valiente,

¿quién lo puede invalidar?

 

De tal acto en conciencia

leal, recto, excelente,

y virtud de gran nacencia

en la Cruz sobre la frente…

¿Quién el valor tiene

de llegar a denigrar?

 

No va más, ya lo sembrado

preparado es a cosechar.

 

Y si nos llevan a un terreno

de pobreza material,

o nos llevan a uno ameno

de riqueza espiritual…

A eso nosotros tenemos

que saber evaluar,

qué nos conviene y ponernos

prestos a confrontar…

Concernientes en que habemos

al buen líder de aclamar.

 

¿Por quién estamos siendo manejados?

¿Por quién la Humanidad?

Deshojemos la Estrella y amparados

por el Bien, deshagámonos del Mal.

 

Queremos seguir, escogiendo

a un Líder de corte especial,

decente, cabal y sereno

cuyas cartas, si va de legal,

ha de jugarlas con pleno

dominio y saberlas jugar.

 

Porque realzar necesitamos

a esa Luz que nos sepa iluminar,

para amarnos, defendernos y guiarnos

en esta Tierra que es un Cielo Universal.

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.