ENTREVISTA CON PAKO REVUELTAS: «El público se ríe con la parte dramática de La maniobra de Heimlich»

Pako Revueltas arriba el sábado día 12 de diciembre a Durango como director de La maniobra de Heimlich (Vomitando los años 80). La escenificación teatral dará comienzo a las siete de la tarde en San Agustin Kultur Gunea. Serán ochenta -también- minutos de comedia y drama. Según adelanta el galdakoztarra de la compañía Mama Crea, la trama presenta a cuatro actores que se reúnen tras años para cenar. Se les suma la hija de uno a la que todos conocen desde niña. Piensan que será divertido evocar un viaje en el tiempo a los años 1980-1996.

PAKO REVUELTAS

Pako Revueltas.

La maniobra de Heimlich expulsa aire de los pulmones de la persona y le provoca tos. Y le puede librar de la muerte. ¿Qué es La maniobra Heimlich que usted dirige?

Es un espectáculo de teatro donde lo que hemos comprobado es que la gente se lo pasa muy bien. Tiene un poco de todo; humor y drama. Como la vida misma pero en el escenario.

¿Más comedia o más drama?

Creo que se dan por igual, pero tengo la sensación de que el público se queda más con las risas que se echa que con la parte dramática, pero igual me equivoco. Lo cierto es que la perspectiva de la hija en mi opinión es brutal, porque pone un espejo a los “mayores” donde estos pueden ver lo patéticos que son intentando ser siempre jóvenes. Aunque quizás lo más patético es que estos no son capaces siquiera de ver su propio reflejo y siguen tan contentos.

Tiene de fondo aquellos años 80 de los que salimos vivos siendo inconscientes de lo que había alrededor de cada paso que dábamos…

Los 80 la gente de mi generación los recordamos en muchas ocasiones como una época gloriosa donde nos lo pasamos muy bien. En un contexto tan cabrón como el que era, ¿cómo es posible? Pues la respuesta es simple: porque éramos jóvenes. Con un 80% de paro entre la juventud, el caballo -en referencia a la heroína- golpeando a saco, el clima de violencia política que había… era un contexto asfixiante, pero a pesar de todo nos descojonábamos de todo a todas horas. Eso solo puedes entenderlo desde el prisma juvenil, desde esa sensación de descubrimiento vital de muchas cosas, del enganche que se dio entre la escena musical y la calle… la sensación de felicidad que de alguna manera recuerdas de todo aquello es solo porque eras joven. No hay más. Visto desde la distancia es todo un éxito haber salido más o menos cuerdo y vivo de todo aquello. Nos rozaron muchas balas sin ser conscientes.

DOSSIER TEATRO La maniobra Heimlich

Equipo actoral de La maniobra Heimlich.

 Tiene estrecha relación con Durango o Durangaldea. ¿Qué le sugiere esta comarca?

La primera vez que soy consciente de haber ido a Durango es en 1984, cuando estando en la ikastola nos llevaron en bus a la Azoka. Ese día un colega de clase compró el primer disco de Hertzainak, yo no tenia ni idea de quiénes eran pero lo recuerdo perfectamente, ese vinilo con la estrella roja que luego he escuchado un par de veces… Podría contar muchas batallitas sobre todas las veces que he andado por allí pero creo que me pondría demasiado cebolleta y tampoco me sale ser el más pelota del barrio, pero siempre me ha molado la zona como a mi tocayo De Lucia, no te voy a mentir.

Estuvieron a punto de ganar el MAX con Barsanti meses atrás al mejor espectáculo de calle con la magistral Kale gorrian (Desahucio) en la que actúa. ¿Cómo lo vivió?

Pues muy borroso. Esas jornadas son muy pesadas, photocall, entrevistas, pasilleo… Puede parecer algo cojonudo pero a mí me cuesta bastante. Va en el sueldo y punto. Lo bueno es que le conseguimos dar la vuelta a todo eso y finalmente aunque no nos dieron el premio nos lo pasamos muy bien. A ver si esa nominación se traduce en trabajo que es realmente lo importante. Esperemos que este año recuperemos todo lo que se nos cayó el año pasado.

Trabajaba en esa obra con Juanjo Otero, de Iurreta, ¿cómo le definiría como profesional de la actuación?

Hemos trabajado juntos muchos años desde la escuela de teatro de Basauri donde nos conocimos. Es un actor que puede brillar en los proyectos donde le dejen aportar su visión cómica e idiota sobre el tema que trate la obra. Tiene cierta incontinencia verbal bastante transgresora y eso es cojonudo para la comedia. Nos complementamos muy bien trabajando juntos, así que en algún momento haremos un espectáculo que será lo mejor de la escena desde el Dúo Dinámico.

Otero aporta esta pregunta para usted: “¿Cuál es el término que utiliza ahora la txabalada para llamarnos a nuestra quinta: pureta…?». 

Pues yo hubiera dicho pureta, pero el otro día vinieron unos amigos a ver el espectáculo con sus hijos de 16 y 13 años más o menos, y resulta que somos Boomers. Cuando me lo dijeron me quedé flipando, resulta que nos llaman así porque somos la generación del  Baby Boom. No sé si es algo extendido entre los chavales o es cosa del hijo de mis colegas, o si es algo que todo el mundo sabía menos yo.

Díganos tres razones para que la ciudadanía no se pierda La maniobra de Heimlich.

Creo que en las anteriores respuestas ya he dado bastantes razones, pero sobre todo yo pediría a la gente que vaya al teatro, que los necesitamos y que tenemos que demostrar no solo que la cultura es segura, sino que sobre todo es necesaria. Nuestras vidas serían muy desdichadas sin música, libros, cine, teatro, danza…  A seguir bailando.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.
Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.