Gorriti y Saravia promueven en el Museo un homenaje a Anzola, gudari que fotografió el bombardeo de Durango

Mugalari Memoria

Ayer por fin se hizo justicia. El fotógrafo vasco referente en materia de memoria histórica Mauro Saravia y nuestro compañero el periodista Iban Gorriti consiguieron promover e institucionalizar el primer homenaje a la figura de José María Anzola Eguidazu, gudari bilbaino que documentó gráficamente el sanguinario bombardeo de Durango de 1937, el primer ataque aéreo del mundo planificado militarmente contra población civil de raza blanca. Para dar mayor empaque al acto se ha organizado una exposición sobre su persona bajo el título El Robert Capa vasco.

Homenaje Anzola

Personas presentes en el homenaje. Iban Gorriti

En el acto celebrado en el elegante Museo de Arte e Historia de Durango fue reconocida su figura, así como la labor de conservación de su familia. Hasta la pinacoteca se desplazaron los dos hijos del comandante: Iker Mikel -con su esposa, Mari– y Miren Zuriñe y nietos.

Autoridades políticas agradecieron la invitación cursada a través de la directora del Museo de Arte e Historia de Durango, Garazi Arrizabalaga. Así, de la Corporación hubo representación total. La alcaldesa, Ima Garrastatxu, y la presidenta del organismo municipal Astarloa Kulturgintza, Ane Abanzabalegi, ambas de EH Bildu; el teniente de alcaldesa Julián Ríos de Herriaren Eskubidea – Elkarrekin Podemos; las concejalas de EAJ-PNV Mireia Elkoroiribe -a su vez presidenta de la Mancomunidad de Durangaldea-, Josune Escota y Ainhoa Ortueta; y la portavoz del PSE-EE, Jessica Ruiz.

A la Diputación Foral de Bizkaia representó en el emotivo homenaje Begoña de Ibarra, Directora General de Cultura. También fueron invitados al acto, el exsenador jeltzale Iñaki Anasagasti -quien aportó fotografías reveladas por el propio Anzola en Caracas a la exposición- y Koldo Anasagasti, exdirector del Festival de Cine de San Sebastián Zinemaldia.  A Euskal Prospekzio Taldea representó Kepa Ganuza.

Tras la presentación del homenaje por parte de Arrizabalaga, tomaron la palabra los impulsores Iban Gorriti, periodista que reivindicó la figura y abogó por educar en la memoria en familia «para no olvidar», y Mauro Saravia, los aspectos técnicos fotográficos de la firma de ‘Antzola’ en publicaciones como Gudari o Euzko Deya y de las presentes en la sala de exposiciones de la pinacoteca.

A continuación, llegó el momento más importante del reconocimiento con un sentido discurso dado por el hijo de Anzola, Iker. “Ante todo y primero fue un patriota, un abertzale incondicional toda su vida. Soñando desde el exilio en volver a Euzkadi y pendiente del acontecer vasco hasta el punto que en uno de sus viajes se llevó con él tierra de la sierra de Aralar, del modo que cuando fuera enterrado parte de su tierra se fuera también con él. Y así se hizo. Aita era un caballero tanto en las formas como su comportamiento”, enfatizó con cariño.

La directora del museo concluyó el acto con bonitas palabras: «Este es un homenaje a vuestro aita, José Mari, que se queda ya como parte de la familia de Durango y de la historia de Durango«.

b61dd32e-0245-41d7-812c-55487382573f

Los impulsores del homenaje, Mauro Saravia e Iban Gorriti, a los lados y los hijos de Anzola -Iker y Zuriñe- en el centro junto a la figura silueteada de su padre. Garazi Arrizabalaga

 

ANZOLA: EL ROBERT CAPA VASCO
El gudari que fotografió el bombardeo de Durango

El Gobierno vasco encargó a uno de sus gudaris fotografiar el pueblo de Durango bombardeado. Ese hombre fue José María Anzola. Firmaba como ‘Antzola’ en medios de comunicación como Gudari o Euzko Deya.

Nació el 26 de Julio de 1909 en Bilbao. En el número 5 de Artekalea. Fue hijo de Casilda Eguidazu López de Araya, natural de Larrabetzu y de Inocencio Anzola Larrabe, de Algorta. Contrajo matrimonio con María Inés Gainzarain. Tuvieron dos hijos: Iker Mikel y Miren Zuriñe.

Anzola fue gudari del batallón Otxandiano y a continuación llegó a comandante del batallón Malato, ambos del PNV. Sus fotografías recuerdan a las de Robert Capa, corresponsal gráfico histórico.

El bombardeo fascista a cielo abierto contra Durango fue uno de los primeros planificados del mundo. Es decir, tenía como objetivo matar y destruir, incluso sabiendo que morirían personas de su propio bando antidemócrata. De este modo,  tres potencias europeas pusieron su punto de mira en Durango en dos ocasiones el 31 de marzo de 1937 y días posteriores de abril.

EXPO MUSEO ANZOLA 3

Kalebarria tras el bombardeo fascista de 1937. ‘Antzola’

Tres potencias totalitaristas contra Durango

La aviación legionaria italiana del líder fascista Mussolini fue la ejecutora. La Legión Cóndor nazi de Hitler coordinó el ataque. Y todo ello con el beneplácito de los generales españoles sublevados contra la legítima Segunda República. En este caso, Mola, Franco y Vigón.

La exposición muestra la cámara fotográfica que hace 84 años estuvo en Durango como herramienta antifascista que logró fotografías que dejan por sentado el terror y devastación que causó el fascismo contra la población de ambos bandos de la villa. La muestra está abierta de martes a domingo con entrada libre. No se la pierdan. Pasen a saludar a un durangués más que hacemos nuestro. «Esta es la primera vez que una exposición cuenta con material en braile para las personas invidentes», agradeció de forma especial a Zuriñe, nieta de Anzola presente en el sentido homenaje que reivindicó la autoría de las imágenes que hasta la fecha firmaban como suyas entidades sin investigar su identidad, hecho que ha sido posible a Mauro Saravia y Aitor Miñambres, entre otros. Gorriti fue quien dio con la familia a través de Iñaki Anasagasti. Todo un trabajo en auzolan.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.