Malatestta, 11 canciones con Mario

descarga

Mario Antolín es mi colega y colaborador de mugalari.info. Partiendo de ahí, diré que no he dejado de escuchar hoy su primer disco en Spotify. Se presenta bajo el nombre de Malatestta tras haber militado en Ekintza, Lacco o La Venta de Borja. Echa fuego. Arrancar con El cielo está en llamas me recuerda a aquella entrevista que un día de lluvia a borbotones hice a Irula en Mundaka. Sé que a él también le mola. Su segunda canción Se caen los carteles tiene un don para escucharla en bucle, son como olas de acantilado que rompen una y otra vez con mis tímpanos erosionados. 

MALATESTTA1

Mario Antolín (Malatestta) en el centro junto a sus compañeros de banda.

Y el disco, que se titula Persiguiendo sueños, sigue su cita a ciegas con un rock de garganta recortada. Como es mi amigo diré que hace unos años no sabía cantar. Lo decía él. No entonaba. Y resulta que ahora tiene una de las voces más personales del panorama vizcaino. Hay tantas iguales, que escuchar una con sello propio te abre y ensancha el alma.

Y además, el muy cabrón, te agarra con sus tonadas de países de imanes de nevera, y aporta unas letras que te cagas: libres. Será de los mejores que escribe versos de desamor y también de amor. Que sí. Que esta crónica está hecha para él, no para el lectorado. Los coros de fondo de Aunque supiera tu nombre elevan a lo más alto la canción.

Diario de bitácora que carbura

Y el diario de bitácora continúa a medio tiempo por New York -con buscado saxofón y de cantar a coro borrachos- y Londres. Tardes de domingo quema combustible americano aunque en Burdeos. Mi color favorito me atrapa debido al gusto compartido por Marruecos y Essaouira. Además, invita a ladear la cabeza a saco.

mario 2

Malatestta en el estudio.

A continuación, Leyenda cambia de tercio, el rock-pop se empaña más canalla. Suena, o me lo parece, a rock de los 90. El estribillo da la impresión de ya haberlo escuchado. La txanpa final llega con Invierno en Sevilla. Tiene aire musical cinematográfico o publicitario. “Yo en realidad quería dos cosas: hacerlo bien y que fuera contigo”, canta.

En el corte número 10 canta junto a su hija Garazi la canción Pelones, dedicada en positivo a esas locas personas bajitas afectada por el cáncer. Y cierra el vinilo y CD, Palabras vacías, una gran composición, pero con la producción más austera. Y aquí vuelve a recordarme a la persona de Irula. “Billetes de tren, maletas mal hechas (…). Palabras vacías en cabezas huecas”. “Se traspasa amor, por no saber atender”. No lo superen, con igualarlo me sirve.

¿Cómo comprar el disco?

Escribe gustosamente a mariomalatestta@gmail.con

Llama tranquilamente al 68 77 45 469

CD: 10 euros.

Vinilo: 18 euros.

Todo ello con 2 euros de gastos de envío.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.