‘Bartolomé de Erzilla, San Antonios y fiestas éuskaras en Durango’, por Anisia Serendipia

Anisia

Anisia Serendipia

 

Bartolomé de Erzilla, San Antonios y fiestas éuskaras en Durango

Uri onetan egingo diran jaialdi euskarazkoen Aldiemontzadunak…

En el marco de la celebración de las Euskal Jaiak 2021 [28 de mayo-20 de junio] organizadas por el ayuntamiento de Durango se han programado para el día 13 de junio, festividad de San Antonio y, por lo que escuchamos en su presentación, con la voluntad de fortalecer la festividad de este santo, una serie de actos entre los que se encuentra la Soirée musical con Bartolomé de Erzilla, programada para las 6 de la tarde de ese día, domingo, en la Iglesia de San Francisco y San Antonio.

image002

La importancia de la festividad de San Antonio en Durango en otros tiempos Cuadrilla durangarra en la subida a Urkiola, cerca de Txakurzulo, año 1899.El músico Cruz Gabiola (con bigote y copa en la mano) en la parte superior a la derecha. Arriba, de pie a la derecha, bisabuelo de Anisia Serendipia. Abajo la misma persona el 13 de junio de 1952.

En esta Soireé musical se va a presentar en concierto la partitura La primavera del pianista, colección de seis bailables fáciles, del maestro Ercilla. Aprovechamos desde aquí para expresar nuestro más profundo agradecimiento a Durangoko Udala 2021 por impulsar y dar cabida en su programa a la música de un ilustre durangarra que ya en su día disfrutaba activamente de estas fiestas. Para recrear el ambiente de los San Antonios de su época, la atmósfera de las fiestas que le tocó vivir a Ercilla, podemos recordar una serie de crónicas del momento:

Durango, San Antonios de 1893 

Carta de Durango, 11 de junio de 1893: Se han verificado las dos primeras fiestas de las tres que este ayuntamiento tiene anunciadas para obsequiar a los devotos que acuden al santuario de Urquiola. […] La banda de música La Amistad   dirigida por Francisco Lejarriturre, y en la que toma buena parte el señor de Rodriguez, y ha llevado la batuta estos días el acreditado profesor señor se Ercilla, tocó con mucha perfección y gusto […].

Días después, leemos en la presa lo siguiente:

Anteanoche obsequió la banda de música La Amistad con una magnífica serenata a las simpáticas y elegantes señoritas de San Sebastián parientes de nuestro digno alcalde Señor de Ercilla (Bernardino, hermano de Bartolomé), que han venido a disfrutar de nuestras fiestas; con cuyo motivo estuvo muy concurrido el barrio de Barrencalle y se bailoteó de lo lindo.

Decían Hegel y Marx algo así como que cada momento histórico tiene necesariamente el “espíritu de la época”, Zeitgeist, que le corresponde. De entre las músicas que sonaban en nuestro entorno en la época de Bartolomé amamos la música del zortziko porque, según nos dice José Antonio Arzak en el obituario que dedica al pianista, Bartolomé (su espíritu) fue quien mejor supo sentir la música genuinamente vascongada del zortzico.

image003

El citado bisabuelo de Anisia Serendipia.

Durango, San Antonios de 1883

Por San Antonios de 1883, el tenor Julián Gayarre, asiduo al balneario de Zaldibar, acude desde allí a la romería de (San Antonio) Urkiola y, mezclado entre la gente, que en su mayoría ni le conocen, entona un maravilloso zortziko ante el entusiasmo popular.

Tras la romería al santuario de Urkiola la fiesta se traslada a Durango, el corresponsal se queja de que este año el ayuntamiento no ha dispuesto el menor regocijo ni entretenimiento alguno para solemnizar tan renombrada fiesta:

Carta del corresponsal de Durango, del 13 de junio de 1883. […] En el espacioso y elegante café de Murga está haciendo las delicias del público, siendo objeto de una continua ovación, el señor Zubiria, inseparable compañero del cantor de nuestras gloriosas y veneradas instituciones, Sr. Iparraguirre, cantando zortzicos y aires vascongados.

Nunca jamás podremos oír la voz de Gayarre pero si que tenemos la posibilidad de escuchar la música, el espíritu de Bartolomé de Erzilla, pianista elegido por el tenor navarro para sus actuaciones en Bilbao.

Fiestas éuskaras-Jaialdi euskeraskuac de 1886

Las fiestas éuskaras JAIALDI EUSKERASKUÁC previstas para septiembre de 1885 en Durango a iniciativa de Vicente Arana tuvieron que ser aplazadas por epidemia de cólera y, finalmente se celebraron en julio de 1886.

A finales del año 1884 Vicente Arana, deseando cooperar a los fines que Mr. d´Abbadie se propone, publica un artículo en la presa de la época con el programa para las fiestas euskaras que se verificarán, probablemente en la linda villa de Durango, en septiembre de 1885:

Fiestas euskaras de 1885. Hace ya un tercio de siglo que mi ilustre amigo el sabio astrónomo y filólogo  Mr. Antoine L´Abbadie , vascófilo ardiente y miembro distinguido de la Academia de Ciencias de París, instituyó las fiestas euskaras que con aplauso de todos los amantes del país y de sus antiquísimas y honradas costumbres han venido desde entonces celebrándose anualmente en diversas localidades del territorio euskaro de Francia y España. Según confesiones del mismo insigne vascófilo, las más notables de todas esas fiestas han sido por diversos conceptos las celebradas en la hermosa villa de Marquina en setiembre de 1883, fiestas que yo tuve la honra de organizar con el inteligente concurso del municipio de aquella culta villa vizcaína. Aquel éxito magnífico, el deseo de cooperar a los fines que Mr. Abadía se propone, y mas que todo el afán de servir a mi país en la medida de mis cortas fuerzas, me han inclinado a trabajar por convertir estas fiestas en una institución del país vizcaíno, haciendo que se celebren anualmente en una localidad del Señorío, que probablemente será la linda villa de Durango.

Enterado el ayuntamiento de Durango crea una Comisión de fiestas euskaras formada por concejales y vecinos, como presidente de la misma se nombra a José María de Ampuero.

En el mes de enero de 1885, José María de Ampuero, en calidad de presidente de la citada Comisión, se dirige por carta al Jesuita Jose Ignacio de Arana, a Antoinne d´Abbaie (Anton Abadia) y al músico de Garai, Valentin de  Zubiarre, maestro de la Capilla Real en Madrid, entre otros.

Jose Ignacio Arana y Valentín de Zubiaurre responderán a vuelta de correo. Arana le ofrece una serie de recomendaciones, sugerencias para redactar el programa, nombres para componer los jurados… además de recomendarle el término Jaialdi euskeraskuác para referirse a estas fiestas. Le aconseja también  que escriba a Anton Abadia. Zubiaurre, como durangués por lo que ha sido siempre tenido, responde aceptando gustoso componer un himno para inaugurar las fiestas euskaras que han sido dedicadas a Pablo Pedro de Astarloa, ilustre durangués, sabio bascófilo en cuyo honor se ve a erigir una estatua. En junio de ese mismo años 1885, Valentín de Zubiarre se dirige a Ampuero para aclarar algunas cuestiones y menciona la situación de la cuestión sanitaria (epidemia de cólera).

Por una carta que Miguel de Unamuno publica como artículo a principios de junio de 1885 en El Noticiero Bilbaíno con el título de El Orfeón Iparraguirre sabemos que los jóvenes Bartolo y Miguel pensaban concurrir a las fiestas euskaras que estaban previstas celebrarse a principio del mes de septiembre. Bartolomé de Erzilla y Miguel de Unamuno se habían conocido en Madrid a principios de los años 80. En 1881 a Bartolomé de Ercilla se le concede la exención del servicio militar y se traslada a Madrid para seguir con sus estudios de piano y armonía en la Escuela Nacional de Música y Declamación. En el Circuito Vasco Navarro inaugurado en esa ciudad en 1882 conoce al escritor y filósofo de Bilbao. Por el artículo citado, sabemos que Bartolomé pensaba concurrir con su orfeón Iparraguirre y es probable que también pensara presentar en ellas dos zortzikos, Tavira y Suspirus eta Negarres, este último dedicado Dedicado a Antoine Labaide,fundador de las fiestas euskaras (sic), ya que fueron  publicados y puestos a la venta en el mes de septiembre, una vez suspendidas las fiestas euskeras por epidemia de cólera, como consta en acta del mes de agosto. Zozrtikos que se podrán escuchar el domingo en la iglesia de San Francisco.

El 14 de agosto Anton Abadia responde desde Hendaia a la circular (volante) remitida por la Comisión de fiestas euskaras el día 31 de marzo de aquel año. En ella se disculpa por no haber respondido antes porque se encontraba de viaje en Egipto y había vuelto a Francia más tarde de lo que esperaba. Se anima a participar en la suscripción para la estatua de Astarloa con 125 francos, y comenta que ya verá como hacerlos llegar a Durango, que seguro que Antonio de Astarbe, a quien dirige la carta, conoce a alguien del Bidasoa, que nombre a alguna persona de Hendaye, alguna persona amiga con la que pueda hacerles llegar esa cantidad -lo que parece indicar que no tenía intención de acudir a Durango- y añade que espera que el cólera no enturbie las fiestas (que ya habían sido suspendidas dias antes).

En febrero de 1886, la Comisión de fiestas éuskaras, tal vez a instancias del ayuntamiento, pretende programar las aplazadas fiestas euskaras para San Antonio de ese año pero el músico Valentín de Zubiaurre, músico de la capilla real  a quien habían encargado la composición de un himno en honor de Astarloa para la inauguración de unas fiestas con las que pretenden superar todas las fiestas euskaras celebradas hasta entonces escribe una carta   informando de que el 13 de junio cae la pascua de pentecostés día de capilla pública en palacio y por lo que no podrá  acudir a Durango y solicita su retraso. Finalmente se celebraran por Santiago. Desde el ayuntamiento se pide que la estatua se emplace en el salón de Escurduy, o sea en el paseo llamado arena.. La fiestas euskaras tendrán lugar los días 24, 25 y 26 de julio, se celebran siendo alcalde de la villa el joven y simpático Sr. Don José Martínez. El presidente de la Comisión organizadora, Don José María de Ampuero pero, ya no encontramos ni a Bartolomé de Erzilla ni a Miguel de Unamuno participando en ellas. Tampoco al señor Abadia, quien sí se alojará en Durango años después, en la fonda de D. Eustaquio de Miota, con su señora y un loro que dicen que habla con bastante propiedad el bascuence.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.