‘A Olivia y Anna’, por Mariano Martín

 

MARIANO MARTIN

Mariano Martín

 

Una espina se ha clavado

en mi tierno corazón,

y el temor me ha destrozado

la esperanza y la ilusión.

 

Me sentía emocionado

pleno de gratulación,

en la Vida que me ha dado

una fe en satisfacción.

 

Pero el sueño ha despertado

lo dormido en la razón,

y el dolor me ha cercenado

toda bella exposición.

 

Si traté con gran cuidado

al Amor sin condición,

dime Dios qué me ha matado

y si merezco Tu perdón.

 

Por cada Flor que se apaga en la Tierra

una Estrella se enciende en el Cielo.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.