Imanol Marrodán inaugura el viernes ‘Tantaka’, exposición muy relacionada con la naturaleza de Durangaldea

Imanol Marrodán (Bilbao, 1964) inaugurará el domingo una exposición que tiene una estrecha relación con Durangaldea. Llevará por título Tantaka aske rot punkt art y verá la luz en el centro municipal de Abando (Barrainkua) hasta el fin de mes. 

Siempre según una información aportada por Marrodán -quien cuenta con una escultura junto a Landako Gunea, en Durango-, Tantaka es un espacio-escultura-arquitectura de boulder-escalada. Es toda una experiencia construida íntegramente entre el propio creador y su hijo. El  proceso de trabajo ha durado más de dos años. (2019 y 2021).

El proyecto pertenece a un contexto y a una línea de estrategias de aplicación del arte contemporáneo en otros ámbitos y actividades de la sociedad y vida común cotidiana. Hablamos de una manera de visibilizar: de-mostrar, los usos que tiene las investigaciones creativas y su fundamental relevancia a la hora de «configurar» y transformar nuestra sociedad, muchas veces inicialmente a través de la transversalidad de ideas de “progreso” evolutivas y marginales: concebidas en los márgenes de las convenciones establecidas.

Hilos argumentales

Un proyecto expositivo complejo, donde convergen múltiples hilos argumentales de diversos ámbitos en los se muestran ideas y trabajos anteriores, cuyas conclusiones han sido un referente fundamental a la hora de poder imaginar y construir este trabajo.

De esta manera trabajos escultóricos de la serie artefactos son mostrados cómo referentes previos a la hora de construir el espacio TANTAKA como un “artefacto” habitable.

La estrecha relación que Imanol Marrodán ha mantenido desde siempre con la Naturaleza y el paisaje, (en 2015 publica el libro Anboto), hace que este ámbito sea uno de sus principales espacios de trabajo y de investigación.  http://anboto.airplace.org/

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

TANTAKA guarda un importante vínculo común que nos remite a ese medio natural, por eso también pueden verse un grupo de trabajos, intervenciones, centradas en la montaña Anboto y el valle de Atxarte en Abadiño, dentro del Parque Natural de Urkiola. Nieve conservada durante años de la cima de esta mágica montaña, Anboto (2017), conservada en un congelador, expuesta por primera vez en la Fundación Jorge Oteiza, o la intervención conceptual en el paisaje titulada “Una línea de aire hecha con la mirada” realizada en 2012: una línea imaginaria trazada con la vista entre Anboto y el Udalatx. También se puede ver un proyecto colaborativo de iniciativa ciudadana, dónde miembros del pueblo de Abadiño participaron para volver a replantar un emblemático árbol en el monte Astxiki derribado por una tormenta en 2016.

Recientemente se pueden ver proyectos en el mismo valle como la intervención realizada en las canteras de Atxarte, esta última primavera, consistente en plantar un árbol, un haya, en cada cantera. Trabajos que forman parte de un proyecto de investigación sobre el impacto de la huella humana en este valle como ejemplo “tipo” de lo que está sucediendo en distintos lugares del mundo y que reflexiona sobre la secuencia temporal creciente y alarmante de la cada vez más veloz intervención humana degradando el medio natural.

Ser conscientes de la responsabilidad moral que tiene precisamente ahora la creación contemporánea, en nuestro contexto de tiempo y de frágil transitoriedad, para poner en evidencia y mostrar, desde la educación, una información para “comunicar” y provocar cambios

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.