A mi hermano Jon

Miren Barcena Amezua

Excepto los eternos campos, nada parece cambiar. Mis memorias son fugaces; la tierra una seca promesa de vida.

Allí a donde mires, allá donde has dejado tus manos hambrientas sobre la fruta, nadie parece saber de ti. Es lejana la poca memoria y tan súbita su aparición. Aquí, allí o en cualquier lado, crecen días sobre las montañas, e incapaz eres de despertar. Solo quédate un momento.

Jon Barcena Amezua dantzaria.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.