8M · El feminismo de Las Preciosas

Anisia

Anisia Serendipia

Un año mas he llegado al 8 de marzo. Otras no: “Ayer me matarony me apené, porque yo ya no estoy acá. Pero peor que la muerte, fue la humillación que vino después. Desde el momento que tuvieron mi cuerpo inerte nadie se preguntó donde estaba el hijo de puta que acabó con mis sueños, mis esperanzas, mi vida.

indizea

El antropólogo Daniel Cazés decía que la condición masculina es universal: no es ni natural ni voluntaria, sino que es una construcción social y cultural y explicaba que esta condición ubica a los hombres de cualquier origen y desarrollo en una “posición de poder y dominio frente a las mujeres”. Puede que desde el Neolítico.

Estudioso de François Poulain de la Barre, pensador “profeministas” y autor en 1673 de “De la igualdad de los dos sexos”, sitúa a éste en un momento de la historia que podría ser el antecedente de logros recientes que nos atribuimos, “como si en el pasado la historia de las mujeres hubiese sido de permanente sumisión y silencio. Como si todos los varones disfrutaban con su dominio despótico y todas las mujeres rumiaban calladamente sus rencores:  Se ultraja en exceso a los hombres cuando se pretende que siempre han permitido tan indigna injusticia”.

Con su presencia en los salones de la Francia del siglo XVII, la de Poulain de la Barre, las mujeres protagonizaron el movimiento literario y social conocido como preciosismo. Las Preciosas revitalizaron la lengua francesa e impusieron nuevos estilos amorosos; establecieron pues sus normativas en un terreno en el que las mujeres rara vez habían decidido. Y gracias a estas la ‘querelle féministe’ deja de ser coto privado de teólogos y moralistas y pasa a ser un tema de opinión pública.

La Querella de las mujeres da nombre al complejo debate filosófico, político y literario  que tuvo lugar en Europa sobre la interpretación, valoración y regulación de la diferencia sexual, desde parte de la Edad Media hasta la Revolución Francesa. Debate en el que muchos trataron de demostrar la ‘inferioridad natural’ de las mujeres y la ‘superioridad natural de los hombres’  justificando con este supuesto hecho natural el lugar que mujeres y hombres ocupaban y debían ocupar en el orden social.

Cazés, pionero en la construcción de la “corriente crítica de las masculinidades” caracterizada por “asumir que la relación entre los géneros es opresiva y enajenante y ha de reconstruirse con base en una ética que permita la construcción permanente de la equidad en los ámbitos privados e íntimos, como en los públicos y sociales”, trabajó con el fin de “crear una alternativa que surgiera desde la condición masculina para contribuir a la democratización de las relaciones de género, que no significara exclusivamente el apoyo al feminismo activo y a las mujeres violentadas”. Y advirtió en sus estudios que “la construcción de alternativas que abren vías libertarias hacia la equidad genérica y la convivencia sin opresión aún dista mucho de ser percibida por los hombres como una necesidad”.

Formó parte del Colectivo de Hombres por Relaciones Igualitarias, dedicado a trabajar entre la población masculina para erradicar la violencia de género y construir relaciones más equitativas y respetuosas entre mujeres y hombres.

Sabemos que los que Ayer me mataron han sido hombres concretos en sociedades y culturas concretas pero, después de tanto viaje por los siglos entre desigualdades que justificaron dominios y privilegios, oír todavía ¡que viajabaN solaS!.  Que ¿cómo una mujer va a viajar sin compañía?.

Las mujeres pagamos demasiado caro ese “viajar solas”. La peregrina Denise Pikka Thiem pagó con su vida hacer sola el Camino de Santiago en abril de 2015. Era su última aventura antes de volver a casa, después de tres meses viajando por el mundo.

Y me apené, porque yo ya no estoy acá. Pero vos si estas. Y sos mujer. Y tenes que bancarte que te sigan restregando el mismo discurso de «hacerte respetar», de que es tu culpa…

Cazés considera que “los hombres cambiamos ciertamente con lentitud y nuestras resistencias se reducen muy paulatinamente; mientras que las mujeres perciben los cambios en sus vidas como beneficios inmediatos o futuros que provienen de la construcción de alternativas y de su acceso a recursos antes inalcanzables, las transformaciones críticas en las vidas de los hombres son vividas como pérdidas de privilegios y prerrogativas.

Cuestionaron a mis padres por darme alas, por ende a los míos que me educaron para que viviera mi propia vida, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños.

Marina Menegazzo, de 21 años, y María José Coni, de 22, respondemos “sí”. Éramos mochileras, viajábamos acompañadas sin compañía masculina, y además éramos intrépidas, valientes, inquietas: cosas de mujeres.

Para CazésLos cambios deben partir de la concepción de que los hombres no somos malos. Habemos hombres buenos, convencidos de que la relación con las mujeres es más interesante y con nuestros congéneres aburrida y fatigante, a causa de la violencia y la competencia”.

Entonces,  te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Te reclamamos eso que se está oyendo mucho en estos mismos días en los que me apené: “Trátennos de igual a igual, como un socio… «.  Lo que no quiere decir que no deban ser gentiles con nosotras, sus semejantes.

Necesitamos mantener el paso y los hombres nos sois imprescindibles para avanzar hacia la convergencia. Sin inquietud, Poullain de la Barre lo dijo con mucho encanto, “Dios se adapta a las costumbres”.

Y a otro le parecerá otra cosa

¡Salud y fraternidad!

* Anisia Serendipia (Elorrio, 1962) fue documentalista en el Instituto Vasco de la Mujer Emakunde

~François Poullain de La Barre (1647-1725)
~Daniel Cazés Menache (1939 -2012)
~Guadalupe Acosta:
“Ayer me mataron”. Carta viral en memoria de las dos viajeras argentinas asesinadas en Ecuador.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.