A Verónica, actriz de corazón del pueblo

Rafa Herce

Pienso que se ha ido una muy buena actriz, una parte fundamental de la escena en este país. Pienso que, aún con el más absoluto respeto a la decisión tomada, me duele la pérdida, irrecuperable, de un talento comunicativo  monstruoso, infinito. Se ha ido, pero siempre estará presente.

Pienso que Verónica es una de esas personas que se convierten en referente en nuestras vidas, que cuando desaparecen hacen que  desaparezca un pequeña parte de nuestro mundo, haciéndonos conscientes del paso del tiempo, del paso de nuestra propia existencia.

Sí, tenía cuatro Goyas y estuvo nominada a otro más. Está en innumerables película de nuestra historia, la hemos visto en televisión y en teatro encarnando muchos personajes. Dando su cuerpo a mujeres de muchos tipos diferentes. Pero… Verónica siempre estaba ahí, siempre se le llegaba a ver en cada instante y cuando era ella misma, cuando se convertía en “Vero”, comunicaba de la misma forma llana y directa, personal, que enganchaba a quien la escuchaba.

Es verdad, hundía su ascendencia en una familia de artistas, su padre director y productor de cine, su madre escritora, su abuelo músico y compositor… pero aún así, pienso que se esforzó para llegar a ese estatus que ha mantenido hasta este desgraciado día que nos ha dejado.

Vero, Verónica, te mantendrás presente siempre, como siempre se mantienen aquellas figuras que llegan al corazón del público, del pueblo.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.