Andanzas de los personajes más chirenes de Durango: Juanjo Arana y José María Lavín

Jesús Iturralde

Presto a comenzar la narración de otra graciosa batallita protagonizada por gente chirene de Durango. Me ha venido a la mente una noticia editada en el periódico de mayo del 2003 que, por lo graciosa, no he podido resistirme a la tentación de narrarla, aunque no tiene que ver con Durango. La noticia decía así:

Cuando se preparaba la representación de la Pasión de Cristo en Cartagena (Colombia), resulta que les robaron el burro necesario para la escena de la entrada en Jerusalén. No se les ocurrió otra cosa que, en vez del burro, optaron por entrar Cristo en moto. Pero ahí no quedó la cosa. Lo bueno vino cuando la policía multó a Cristo por ir por dirección contraria y por no llevar casco… Parece cachondeo, pero es cierto. Tiene su miga la cosa…

Y vamos con lo que nos toca:

“Robo” en la Pasión de Durango:

Corría el año 1962, Semana Santa, celebración de la afamada escenificación de la Pasión en Durango.

Hora del comienzo.

Primera escena: Entra Jesús en Jerusalén.

El burro que portaba a Jesús, como siempre, amarrado en la parte trasera de Santa Ana. Los encargados que van a por el burro para que dé comienzo la Pasión:

  • ¡Ahí va la leche! ¡El burro! ¡Que nos han robado el burro!

              ¿Dónde está el burro? ¡Me cagüen diez! ¡El burro…!!

Y claro, sin el burro no había comienzo de la Pasión, pues la entrada de Jesús por el Arco de Santa Ana suponía una de las escenas más bonitas, además de que el evangelio dice que la entrada fue en burro y no a pie.

Resultado: Pasaban los minutos, media hora de retraso, la gente alarmada, los organizadores pensando en ir a Momotxo en busca de otro burro…Y cuando el pastel estaba armado aparecen Juanjo Arana y José María Lavín Nene, vestidos de esbirros, y con la expresión más beatífica del mundo, al trote con el burro, pues no se les había ocurrido otra cosa que ir a tomar unos potes a Izurtza vestidos de esbirros y en el “burro de la Pasión”.

No se llevó a cabo un linchamiento por puro milagro.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.