Casi siempre culpables, rara vez soluciones

ANder-zubiria-1
Ander Zubiria

· Ingeniero de la iniciativa Durango Klima

No hay más que darse un paseo por foros o redes sociales para darnos cuenta de que la nueva estructura tarifaria no nos ha convencido. Es innegable que el momento para implantarla es malo y que eso de tener que pensar en qué horas me renta consumir puede resultar algo tedioso; pero, ni es un atraco, ni es un cambio que carece de sentido, en mi humilde opinión.

Creo que lo primero es tratar de ver en qué parte de la factura afectan los nuevos peajes, ya que, es un coste regulado que afectará a TODOS los consumidores de manera más o menos directa, al contrario de lo que se ha ido diciendo en algunos medios. La tabla de abajo muestra el desglose de costes de cada kilovatio-hora que consumimos en nuestras casas [1]:

Grafico 1

De la imagen anterior nos surgen dos pensamientos inmediatos: 1) menuda cantidad de costes regulados e impuestos que es capaz cargar al hombro un simple kilovatio-hora y 2) ¿puede ser que lo que haya cambiado sean las filas 4 y 5 (peajes de energía y potencia)? En efecto, en nuestras facturas con más ‘paja que grano’ cambiarán las famosas tarifas de red, que vienen a ser lo que cuesta acceder y/o coger energía de la red y que en la factura se les llama ‘peajes de acceso de potencia y energía’. Pero, es muy importante que entendamos la diferencia entre subidas en el precio del mercado-pool y el posible encarecimiento de nuestras facturas debido al cambio tarifario. Actualmente, los mercados están viviendo algo parecido a lo que vivieron durante Filomena; es decir, una subida del precio de la energía que se produce, del kilovatio-hora. De hecho, este es el principal motivo por el cual se espera que suban los recibos y, lamentablemente, se mantengan durante unos meses.

Sabido qué cambia, lo siguiente será saber cómo cambia. Esta parte es la de los distintos periodos y la que mejor conocemos todos, por la cantidad de coñas que hemos visto por ahí y quizás algunas/os por haber leído una de nuestras publicaciones hace más de 1 año ya (http://mugalari.info/opinion/ano-nuevo-tarifa-nueva/). Básicamente, los hogares podremos contratar dos potencias y habrá tres periodos para la energía que variarán según la hora del día, a diferencia de los periodos de potencia y energía únicos para todo el día de antes. En cuanto a precios, la diferencia es la siguiente: 0,044027 €/kWh vs 0,133118/0,041772/0,006001 €/kWh [2]. Por lo que un mismo kilovatio-hora consumido en el nuevo periodo llano ya saldría más económico que antes (algo relativamente factible en muchos casos), sin tener que molestar de madrugada a los vecinos. Aquí el demonio está en consumir durante los periodos pico, que costaría casi el triple de lo anterior y es lo que debemos evitar a toda costa.

La siguiente figura resume la nueva estructura tarifaria para domésticos y pequeños comercios (<= 15 kW de potencia contratada) [2]:

grafico 2

Ahora bien, ¿por qué narices han hecho este cambio tan, llamémoslo, peculiar? Pues básicamente se ha planteado como un ‘ejercicio de eficiencia sistémica’ que lo que busca es aplanar la curva de demanda de electricidad para minimizar la intervención de centrales contaminantes y caras y, de paso, para reducir dependencias de precios del gas o CO2 y otros sobrecostes que estas generan (recordemos que es el principal motivo de la subida de precios actual). Además, los expertos dicen que se ha tratado de diseñar de tal manera que también se incentiven, no solo la eficiencia energética, sino el autoconsumo (para reducir consumos de red en el primer periodo pico y parte del segundo) y el vehículo eléctrico (para fomentar la carga doméstica en horas nocturnas). Todo ello, junto a la reducción del peso de la parte de potencia en la factura, van en la línea del famoso ‘pago por uso’ al que todos le vemos sentido siempre y cuando nos resulte en ahorro.

Esto, visto así, parece razonable e incluso favorable. Pero la realidad es bien diferente… Lo cierto es que una gran parte, principalmente, de los pequeños negocios no tienen la capacidad de desplazar sus consumos a horas ‘favorables’, bien por tener que consumir a unas horas determinadas o bien porque no tienen los medios, por ejemplo, equipos programables. Y a esto hay que darle una solución porque, aunque esta sea la tendencia que debemos seguir, la transición no puede hacer más agujeros a los bolsillos del contribuyente. Ya se han planteado algunas medidas para amortiguar el impacto de las nuevas tarifas; por ejemplo, sacar las primas a las viejas renovables de la factura (↓10-15%), reducir los famosos ‘beneficios caídos del cielo’ de las nucleares e hidroeléctricas (unos 1.000M€ anuales) y, más recientemente, una revisión de la fiscalidad. De todos modos, ya veremos por donde vuelven a entrar todas las gallinas que quieren hacer salir…

Ahora bien, ¿todos los que se quejan han estudiado el impacto de las nuevas tarifas en su factura? Tengo la sensación de que, al igual que ciertos palmeros se suman ciegamente a la cultura del aplauso instalada por este Gobierno, los abucheadores han aprovechado la coyuntura para hacer lo suyo, lo que mejor se les da. La verdad es que deberíamos ser más rigurosos en general, para aplaudir o abuchear con conocimiento de causa. Cada perfil de consumo tiene sus posibilidades de adaptarse (o no) a la nueva estructura, pero esto hay que analizarlo en detalle y plantear medidas en consecuencia. Algunos ahorrarán manteniendo sus hábitos de consumo, otros pagarán algo más si no los cambian y otros, lamentablemente, sufrirán subidas mayores y necesitarán de algo más que poner la lavadora el fin de semana.

Definitivamente, usemos nuestras fuerzas para buscar soluciones, no culpables. El cambio va en la dirección correcta y, en muchos casos, con pequeñas acciones se conseguirán resultados muy positivos tanto a nivel individual como a nivel sistema. Ya para cerrar hago acopio del consejo de Francisco Valverde: ¡para ahorrar en tu factura lo mejor es conocerla! Démosle tiempo al cambio y tratemos de consumir lo mínimo posible de 10 a 14h y de 18 a 22h (manteniendo la cordura y respetando el sueño de los vecinos).

 

[1] Gesternova Energía, https://gesternova.com/que-pagamos-en-nuestra-factura-de-la-luz/

[2] Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) https://www.ocu.org/vivienda-y-energia/gas-luz/informe/nuevas-tarifas-acceso#

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.