Cuando nunca

Anisia

Anisia Serendipia

Ahora es el momento. Este mes de agosto habrán pasado 27 años desde que Jean Michael Basquiat muriese “siendo” el artista visual afroamericano más exitoso en la historia del arte. Para él  Ahora es el momento  en el Museo Guggenhein Bilbao. Hasta el 1 de noviembre de 2015.

11226907_911002592306508_6151163958735361558_n

MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS | ¿Tú crees que lo habrá hecho un niño como nosotros?  Dijo Pablo Picasso que en  aprender a pintar como los pintores del Renacimiento tardó unos años  pero que pintar como los niños le llevó toda la vida. Dijo Basquiat que le gustaba el trabajo de los niños más que el trabajo de los artistas reales cualquier día. Puede ser por lo que contó un poeta de que el niño conserva todos los libres bríos de la invención, baraja sus monstruos increíbles y sus enloquecidos ángeles, la bárbara inocencia sin prejuicios de la primera pureza y el esplendido caos, el delirio de la razón, la fantasía… Igual es por ello que El Museo ha  destinado un espacio para el libre brío de  los niños…  Y para todos, porque como nos recuerda otro poeta todos fuimos pequeños también, todo el mundo,  para todo el mundo, sí, ha destinado un muro dónde tú y tú, no importa que (ahora) envenenes pozos, piense en su infancia ahora y plasme en él su caos.

11924765_932173236856110_2204997587174961159_n

_ Soy el hermano negro_ El negro es también América, es también el hombre, el hombre es también hermoso, tenia razón Langston Hughes, y participó en la construcción de las pirámides, en el pasado, y en la de los mas altos edificios de NY o Chicago en el presente. Es el que obtiene el triunfo para EEUU en las olimpiadas. Es el creador del jazz, del auténtico jazz, de los espirituales blues. Esta es la imagen que del poeta Lahngston Hugues refleja RGTuñón en su “Literatura Resplandeciente” a través de su magistral poema Yo también canto a América. Basquiat fue un niño negro con un 80% de rabia y una corona de 3 puntas: “Mi madre me contó un cuento, ¿o era un sueño? dónde había un príncipe con una corona y un brujo malvado le secuestro. Le encerró en una celda, en una torre, y le quitó el amor. Había una ventana con barrote en aquella torre y el príncipe golpeó su corona contra esos barrotes y que esa corona emitió el sonido más hermoso que jamás se había oído, se podía oír a kilómetros. Era tan hermoso que la gente quería coger el aire. Nunca encontraron al príncipe. Jamás salió de la celda, pero el sonido que emitió lo llenó todo de Belleza”. Lo llenó todo de belleza. Así, tan poéticamente resume su existencia Julian Schnabel en la película que sobre el artista presentó en 1996.

11742771_911002508973183_2322406757339436640_n

_Violines nuevos_ Hacia 1976, Basquiat y su amigo Al Diaz comenzaron a pintar con spray en las paredes del “bajo” Manhattan bajo el seudónimo SAMO©. Poco después entabló estrecha amistad con el que sería su mentor, Andy Warhol, y la fama de Basquiat creció rápidamente: su primera exposición en solitario cuando solo tenía 21 años, relaciones con celebridades como David Bowie, quien después interpretaría a Andy Warhol en la película mencionada; Madonna…

“El enfoque artístico de Basquiat, innovador y provocador, aportó a la escena neoyorquina de los años ochenta un lenguaje visual radical que abordaba temas como el racismo, la lucha de clases, la hipocresía social y la historia negra. Se inspiraba tanto en el arte elevado, como el Expresionismo Abstracto y el Arte Conceptual, como en el hip hop, el jazz, el deporte, los cómics y el grafiti, empleando motivos recurrentes para explorar los temas fundamentales en su arte y en su vida. Otros  muchos, sin embargo, lo han minusvalorado diciendo que se trata de la producción de un talento de moda “apadrinado” por las grandes figuras del “mercado del arte” de aquel momento. Y bla bla bla… Un triple salto mortal le llevó desde el espacio anónimo del grafiti, a ser una estrella cuya luz apagó la heroína un 12 de agosto, noche de estrellas fugaces, a la edad de 27, después de haber pasado por las galerías y los museos más respetados del firmamento artístico del momento. Ya era siempre.

Además de la pintura Basquiat se sirvió de la poesía. Fue una de las puntas de su corona. Las otras lo fueron la música, con su banda Gray, y el boxeo. Lo verán posando etcétera, puños etcétera con Andy Warhol.

Basquiat retrató a los atletas, artistas,… a la gente que admiraba. Ya todos sabemos que en el arte, en pintura, tantos se parecen a tantos… ¡Pero a todos les gustaría haber sido Picasso! Schanabel se creía que era lo más parecido a Picasso y  Basquiat lo admiró, pintándolo joven, viejo… tachó la imagen de éste viejo, viejo Picasso que dijo que llevaba mucho tiempo llegar a ser joven… Basquiat desapareció antes de alcanzar su “primera” madurez, y ¡quién sabe…! Pero, cosas de Heráclito, nadie puede bañarse dos veces en el mismo río.

_Bajo un trono con corona el retrato de la negritud_  Inspirada por la energía del ‘Harlem Renaissance’ saco tres puntas a la corona de ese negro que retrató James van Der Zee, el  fotógrafo de negros. En ese maravilloso retrato con parecida  atmósfera a la de aquellos que, teatralizando las poses, hacía Napoleón Sarony, vemos sentado en su trono a Basquiat, con un gato en el regazo y sus pantalones salpicados de pintura… es sí, tan maravilloso que solo por verlo merece la pena ir a visitar la exposición así verán que hermoso soy y se avergonzaran. Nadie se atreverá a decirme «Vete a la cocina». Yo también soy América…

Son tres puntas:

-Una punta, suavizada con el oboe, es “Natchez” (1985).  Referencias de la ciudad del delta del Mississippi “Queen City”: nombres de músicos de jazz, títulos de canciones de blues… de tanta enjundia que tendría que pasar ante ella todo el verano….

-Otra punta es la maravillosa “Anthony Clarke”, (1985). A-One, grafitero como el, nacido en Manhattan en 1964. Grafitero. El año en que Basquiat murió yo estudiaba en Madrid y era muy famoso el grafiti  de Juan Carlos Argüello Garzo, conocido por su firma Muelle. Un tal Muelle que emulaba de manera muy personal la tendencia de origen neoyorquino llamada «graffiti», decían.

La otra punta, de título “sin título”, es “Untitled” (Thin Bleu Smoke Became a Whippet Dog in a Corner). Según traducción nuestra El hilo de humo azul se transformó en un lebrel arrinconado… como hacen los galgos en los pubs del norte de Inglaterra. Ese hilo de humo que se arrincona en el centro de lo blanco te transfiere aquel dolor, enfermamos un poco de la dolencia del joven príncipe que tenía una corona de tres puntas y que se esfumó después de llenarlo todo de belleza. Vayan a verla. Ahora es el momento.

11889671_932552730151494_3330953765300190625_n

Era un poeta, tenía la llave de la calle. ¡Salúdenlo!

Y a otro le parecerá otra cosa

20 de julio de 2015

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.