EH Bildu y Herriaren Eskubidea gestionan en Durango las relaciones laborales como la patronal más reaccionaria

ELAlogo
Sección sindical de ELA del Ayuntamiento de Durango

Tras los últimos acontecimientos en el Ayuntamiento de Durango nos vemos obligados y obligadas a aclarar cuestiones, a poner los puntos sobre las íes y a responder sin tapujos a las falsas declaraciones y acusaciones del equipo de gobierno formado por EH Bildu y Herriaren Eskubidea de la villa. Los sentimientos de enfado, hartazgo, frustración e incluso la sensación de humillación, aumentan en la plantilla.

Llevamos dos años con un equipo de gobierno de izquierdas, pero sus actos y decisiones en materia laboral los asemejan a la patronal más reaccionaria. De manera sistemática este equipo de gobierno hace oídos sordos a las peticiones, reclamaciones y llamadas al diálogo y el entendimiento por parte del comité de empresa en cuestiones vitales para las trabajadoras.

La supresión de las promociones internas, los recortes para quienes sufren Incapacidad Permanente Total, recortes en materia de jubilaciones, modificaciones de calendarios, la imposición de las condiciones de las OPEs, los descuentos en la nómina a afiliados que ejerciendo su derecho legítimo acudieron a sesiones de formación, las sentencias judiciales favorables a los trabajadores que se recurren con la ayuda de abogados privados contratados con el dinero del pueblo. Una situación constante de imposición y confrontación que al principio de la legislatura generó incredulidad y que pasados dos años genera tensión y miedo.

Desde el comienzo de la legislatura siempre hemos tenido disposición total para hablar, negociar y llegar a acuerdos. Sin embargo, tanto las delegadas como las trabajadoras solo han recibido imposiciones disfrazadas de negociación, malos modos en la comunicación de las decisiones y en ocasiones mentiras y coacciones.

No criticamos la no mejora de las condiciones laborales, sino el empeño del equipo de gobierno en empeorarlas mediante recortes, casi siempre con una excusa económica o técnica. Las conquistas laborales y sociales conseguidas a través de largos años de lucha son desestimadas porque según el equipo de gobierno, “son demasiado buenas”. Exactamente los mismos argumentos que emplea habitualmente la patronal más intransigente.

Ante la acumulación de todas las situaciones ya descritas, la plantilla del ayuntamiento decidió movilizarse para detener el recorte, uno a uno, de los derechos de los trabajadores. Aquella movilización de diciembre de 2020 dio paso a 6 meses de paz social que se interpretaron como el deseo del equipo de gobierno por cambiar de actitud y dar una oportunidad al diálogo y la negociación. Pero recientemente se ha aprobado un nuevo plan de racionalización con los únicos votos a favor del EH Bildu y Herriaren Eskubidea de Durango. Dicho plan no hace más que empeorar las condiciones del que estaba vigente desde 2014. PNV, Bildu y Aralar votaron a favor del plan de racionalización hace siete años, pero parece que su defensa de las trabajadoras difiere según estén en el gobierno o en la oposición.

Desde ELA nos preguntamos si las políticas de EH Bildu y Herriaren Eskubidea en Durango están en línea con lo que sus formaciones defienden en el resto del territorio. ¿Este es el modelo que quieren para lo público? ¿En Osakidetza? ¿En Educación? ¿En Lakua? Y si no lo es… ¿Por qué Durango es la excepción?

Desde la sección sindical de ELA seguiremos apoyando y defendiendo los derechos de las trabajadoras y si no hay un cambio de actitud en el gobierno municipal, si no se dejan de lado los prejuicios y la agresividad, no nos quedará más remedio que movilizarnos para cambiar el rumbo de los acontecimientos.

Esta plantilla no es ajena a las movilizaciones. Esta plantilla ha apoyado y ha salido a la calle en todas las huelgas generales para que todas las trabajadoras de Euskal Herria tuvieran derecho a las 35 horas semanales que los funcionarios tienen en este país. Ha parado la producción por la mejora de la vida del resto de trabajadoras cuando ha sido necesario: Derogación de la reforma laboral e inversiones para industrializar el país, cambio de fiscalidad, mejora de las condiciones laborales para todas…

Ahora nos toca luchar para defender lo que es nuestro y así lo haremos. Por las 240 personas que trabajan en este ayuntamiento. Porque ante las políticas neoliberales del equipo de gobierno, nosotros contraponemos nuestra conciencia colectiva. Porque estamos hartos y hartas de la imposición y la coacción. Porque sabemos que la única lucha que se pierde es la que se abandona.

 

 

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.

Los comentarios están cerrados.