Juanjito y el Fascismo

Alberto Cebrián A botepronto IBAN GORRITI1

Alberto Cebrián

Todos conocemos lo que es el fascismo: un régimen impulsado por los elementos más reaccionarios, chovinistas y terroristas de la clase capitalista. España disfrutó de él durante 40 años, en los cuales consiguió la adhesión de muchas personas, entre ellas el padre de nuestro Juan José Gastañazatorre, y quién sabe si del propio Juanjito también.

Lamentablemente en eSSpaña, ¿lo prefieres así, Juanjito?, el fascismo nunca fue liquidado, y mucho menos sus gestores. Los grandes jefes del franquismo se refugiaron en Alianza Popular, partido fundado por el propio Juanjito a finales de los setenta. Hoy toda la masa social fascista se parapeta detrás de la gaviota del PP a la espera de tiempos mejores, y no en los grupúsculos nazifascistas propiamente dichos. Con esto no quiero decir que todos los ‘populares’ sean unos fascistas, pero sí facilitadores, cómplices y colaboradores necesarios.

Y así es como tenemos que los herederos de Franco practican hoy en día una política burguesa fascistizada, en lugar de un fascismo abierto y desenfrenado. Difícilmente podríamos analizar de otra forma toda la legislación de represión y control social impulsada durante esta legislatura. El gran capital financiero imperialista ha encontrado en esta solución intermedia la manera de asentar su dominio en la Unión Europea, protegiendo bajo sus alas a pequeños núcleos auténticamente fascistas, nazis y think thanks ultras.

Por todo esto no es de extrañar que Juanjito afirme: “Si alguien se molesta con esto es que no entiende nada”. ¡Claro que lo entendemos, Juanjito! Tú y los tuyos estáis orgullosos de vuestro pasado y nadie puede impediros que os reafirméis en él. Por eso es habitual que compañeros tuyos se hagan fotografías con el brazo en alto y la bandera franquista. Por eso os negáis a eliminar los símbolos de vuestros padres y abuelos, mientras os mofáis de nuestros muertos. Por eso el cónsul español en San Petersburgo, hijo de un divisionario fascista, participó hace unos días en un homenaje a la División Azul. ¿Tengo que recordarte a qué fueron esos fascistas a la Unión Soviética? ¿Tengo que recordarte lo que hicieron?  ¿Y qué me dices de tu Gobierno español, absteniéndose en una votación de condena al nazismo en la ONU?.

Eres un demócrata de toda la vida, Juanjito. Por eso te reconozco una cosa: tu disfraz es más ameno  y divertido que tus intervenciones en los plenos del Ayuntamiento de Durango. Pero, eso sí, eres una vergüenza para tu pueblo y para toda la raza humana, aunque seguro que no para tus votantes.

¿Te gusta disfrazarte de asesino de masas? ¿Por qué no te disfrazas del asesino de tu amigo y compañero Pedrosa? Ah, no, espera, que esos son los terroristas. Debe ser que matar a 20 millones de soviéticos o 6 millones de judíos es otra cosa.

Eres un demócrata de toda la vida. Estoy seguro que eres de los que llama asesinos a los rojos por lo de Paracuellos. Yo no. Disfruta de tu régimen, Juanjito.

*Alberto Cebrián (Durango, 1984) es periodista

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.