Fue como besar un escritorio

Anisia

Anisia Serendipia

Jeff Koons: Retrospectiva.  9 de junio– 27 de septiembre, 2015. Museo Guggenheim Bilbao

MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS | ¡Ay, minino, cuánto me gustaría poder entrar en la Casa del Espejo! Porque estoy segura de que está llena de cosas maravillosas… ¿Por qué no jugamos a que entrábamos en la Casa del Espejo? ¡Imagínate que el cristal se ablandara hasta convertirse en una suerte de cendal de manera que pudiéramos franquearlo con toda facilidad! ¡Fíjate, Minino! ¡Parece que el cristal del espejo se está empañando, que se disuelve en una especie de niebla! ¡Apuesto a que ahora me sería muy fácil pasar a través de él . Así decían en “A través del espejo y lo que Alicia encontró allí”

1-caballo troya

_A través del espejo_  El relato que hace Virgilio de la toma de Troya se abre con el episodio del caballo. Ulises, junto con otros soldados griegos, se oculta en un caballo de madera «alto como un monte, _ Al igual que Ulises vence en Troya gracias a ese caballo, Koons vence en el Mercado del Arte al convertirse un día en el artista vivo más caro de la historia gracias a una figura que es una suerte de Caballo de Troya,  su Balloon Dog naranja. Ad aeternam un hombre y un perro semejante a un caballo de oro. Se trata de una escultura globo dorada, una de una serie de 5 ejemplares de perro de un tamaño monumental, como aquel caballo de Ulises. “Es un caballo de Troya contra todas las obras de arte”,  dice. ¿Contra todas las obras de arte? ¡No lo creo!. Fue la obra, en vida de un artista, más cara de la historia pero esto cambia cada día. Ahora podemos verlo en  su versión magenta. En acero brillante, adquiere una extraña sensación de ingravidez gracias a un pulido patentado por el mismo, o en su factoría. Casi uno espera que rompa el cordel invisible que lo sujeta  y se eleve hacia arriba como un globo de feria.

_Y lo que Alicia encontró allí:

-Encontró a Narciso_ Creo recordar, aunque no estoy segura,  que también Koons  como otros artistas, algunos ya de renombre, se iniciaron en el arte como escaparatistas gracias a Gene Moore, director de unos grandes almacenes de Nueva York,  que fue quien dignificó este “arte”.  Moore se rodeó de artistas y los hizo participar en la instalación de los decorados de sus escaparates. Entre ellos  Andy Warhol  y el extravagante Dalí, quién no dudó en destrozar  uno de ellos al ver que la marca anunciadora había modificado su creación. El mismo Koons no dudaría después en exhibirse en ese “gran escaparate” que es un MUSEO.  “Made in Heaven “, en la sala “Amore”, recoge una serie de esculturas de cristal, figuras de plástico, fotografías…  que muestran  a dos amantes en diferentes posturas Kama Sutra . Koons, en lance amoroso en un tálamo conyugal ubicado en el centro de la sala, con su otrora esposa,  la parlamentaria por el Partido Radical italiano conocida como Cicciolina, muy acostumbrada a hacer teatro en tal lugar.

2-tálamo

Contaba Oscar Wilde en un precioso cuento por la muerte de Narciso cómo las ninfas del bosque llegaron llorando para consolar al remanso en el que éste se miraba y le dijeron: “ No nos sorprende que hagas un duelo tal por Narciso, tan hermoso como era._- ¿Era hermoso Narciso? -dijo el remanso._- ¿Quién había de saberlo mejor que tú? -respondieron las ninfas-. A nosotras siempre nos desdeñaba, pero a ti te cortejaba, y solía recostarse en tus orillas e inclinarse a mirarte, y en el espejo de tus aguas reflejaba gustoso su belleza. _Y el remanso respondió:  Pero yo amaba a Narciso porque, cuando recostado en mis orillas se inclinaba a mirarme, en el espejo de sus ojos veía mi propia belleza reflejada. Eso me gustó. El que uno se pueda ver en un espejo y como a través de él.  Claro que luego, ¡allá cada quisqui  consigo mismo! porque como escribiera Lichtenberg  “Estos libros son como espejos: si un mono se mira en ellos, mal puede reflejarse el rostro de un apóstol”

3-narciso

-Encontró “Su” Factoría_ La obra de Koons se iniciaría en 1979 con objetos de vinilo colocados entre espejos, que ya mostraban la intención del autor de combinar el objeto representado con el entorno y los reflejos que del mismo aparecían en él. Su gusto por lo kitsch y la utilización de objetos y motivos cotidianos en sus piezas como lavadoras, pelotas de baloncesto, lavadoras…  hizo que Koons se apareciese como un trasgresor para algunos y como un impostor para otros. Hoy, una treintena de colaboradores entre investigadores, ingenieros, arquitectos,  gestores y managers  comercializan y producen industrialmente su Arte, no siendo necesariamente el artista  el autor material de la obra que lleve su firma. ¿Recuerdan a Teseo? Las armas- me dijo-importan menos que el brazo que las sostiene; el brazo importa menos que la inteligente voluntad que lo guía. En la línea de Sol LeWitt. En la línea de La factoría de Andy Warhol.  Muchos abominaban pues de Koons pero como sus obras se vendían a precios cada vez más altos, los de La Factoría debieron sentir lo que Goethe expresó de este modo:  “ sus estridentes ladridos  sólo son señal de que cabalgamos”.  A la “Mercadotecnia” solo le importa vender,  no si es kitsch o calidad.

Me asombró el “lujo” en sus piezas que logran trabajando materiales industriales ennoblecidos,  y dicen que reproduciendo en  bronce fundido, resinas sintéticas, porcelana, cristal, madera policromada, etc.,  modelos conocidos,  logran que el espectador se sienta más cómodo en la sala: Dumbo, Michael Jackson y su mono Bubbles; el Conejo (Rabbit); Popeye…  Las grandes moles dan sensación de liviandad, también las piezas de acero inoxidable con siete capas de pintura de alto contenido en cromo para lograr ese acabado tan brillante, tan perfecto. Su instalación en los Museos  es costosa por su fragilidad y peso, y porque ese acabado puede rayarse con un simple parpadeo.

También se encuentra uno a Piolín y a Lady Gaga, a Elvis cuando guapo y a Hulk el increíble… y se les puede sacar fotos, incluso con cámara fotográfica y no a escondidas con el móvil. Se lo recomiendo a los niños, porque el niño conserva todos los libres bríos de la invención, y porque en cada acto adulto la infancia nos vigila, como escribe mi idolatrado González Tuñón.

En la calle, y para todos los públicos sin entrada, unos tulipanes fastuosos y Puppy, que es un gran jardinero, hace guardia a la entrada ad aeternam.  Ad aeternam el horizonte azul, en el que vuela el color como un ave encendida.

4-Puppy.jpg

 

Lo dijo Gene  Moore: “Admito que una vez besé a uno de mis maniquís, pero no diré cuál. Sólo quería comprobar cómo sería. Fue como besar a un escritorio…”. Yo la misma sensación.  Claro que para eso, me dirán, está el Ananga Ranga.

Iba pensando en que si todo es un reflejo de la sociedad del momento, en que si tenía que releer el artículo “Vanguardia y Kitsch” que Clement  Greenberg escribió hace casi un siglo porque apenas recordaba aquello de que la misma civilización produce simultáneamente dos cosas tan diferentes como un poema de T.S. Eliot y una canción de Tin Pan Alley, o una pintura de Braque y una cubierta del Saturday Evening Post …que  son productos de la misma sociedad… Iba pensando en que si lo kitsch es sinónimo de cultura de masas y vanguardia de cultura de élite cuando de pronto, y porque la Serendipia siempre me acompaña, frente a mí la ENCRUCIJADA, una exposición de fotografías de Xurxo Lobato. Instantáneas de un choque cultural que se expresa en una visión coral, a través de una mirada afectiva a escenarios impregnados de una atmósfera kitsch. Decoraciones abigarradas y estampaciones polícromas, exvotos de la devoción popular y toda suerte de objetos del consumo masivo en colores chirriantes. Toda la amalgama heteróclita de objetos que acompañan las manifestaciones colectivas de lo rural o del extrarradio urbano. Una estética del arrabal (como espacio de intersección de dos mundos).

IMG_20150613_163813

Kitsch. Este reflejo de lo kitsch arrabalero, de clase baja, ¡si que impacta! No es, no, como lo kitsch de clase alta “Hecho en el cielo”. Ad aeternam la imagen en la imaginación del hombre. Fue otro tipo de beso y,  hay besos que producen desvaríos.

En la FNAC, Bilbao, hasta el 28 de julio de 2015.

Y a otro le parecerá otra cosa

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.