Ilusión contenida

Garazi Arrizabalaga

Garazi Arrizabalaga

 

¿Conoces esa sensación cuando tienes algo nuevo y tienes ganas de estrenarlo pero por algún motivo no se puede? Eso es lo que nos ha pasado en el museo. El pasado 13 de marzo teníamos todo listo para inaugurar la exposición “Desbideratzeak” de Fernando Mardones cuando, por motivos que todos conocemos, tuvimos que cerrar las puertas del museo hasta ahora. Con esa sensación de querer estrenar y no poder nos quedamos. Y aunque el museo abre sus puertas mañana, no será hasta el 12 de junio cuando podamos inaugurar la exposición de Mardones, por motivo de seguridad.

 

Tener las puertas del museo cerradas no significa que durante estos meses de encerramiento el museo haya estado cerrado con ellas. Hemos trabajado todos los días para ofrecer contenidos nuevos y didácticos para todos y todas. Mediante la iniciativa “Una semana Un/a artista” hemos ido conociendo mejor a los artistas que decoran las paredes de la 3ª planta del museo, la colección permanente de arte contemporáneo vasco. Además, no hemos dejado de lado la historia y por eso cada viernes hemos tratado, y seguiremos haciéndolo durante la algunas semanas más, la Historia de Durango y de Durangaldea. De esta manera, hemos podido hacer parte de las visitas guiadas que habíamos programado para la recién estrenada sala de historia. Visitas virtuales acercando más que nunca el museo a todas vuestras casas.

 

Ahora tenemos ante nosotras una situación nueva, llena de dudas, de incertidumbres. ¿De qué manera afectará esta nueva situación al museo? La buena acogida que hemos tenido virtualmente ¿se verá reflejada en el número de visitantes? ¿Se podrán seguir sin problemas todas las medidas establecidas para el bien común de todas y todos? ¿Será el museo un espacio donde quiera pasar su tan preciado tiempo fuera de casa nuestros visitantes? Dudas y preguntas a las que daremos respuesta en breve.

 

Hemos acondicionado todo para que las visitas que recibamos tengan una experiencia segura y sobre todo de calidad. Un espacio seguro donde dejarse llevar por las historias de nuestros antepasados y las historias que nos sugieran esos cuadros que decoran las paredes de la colección permanente y las obras de la exposición temporal de Fernando Mardones.

 

Os esperamos a todas y todos con muchísima ilusión. La ilusión contenida durante meses, que finalmente puede explotar en forma de puertas abiertas.

Ayúdanos a crecer en cultura difundiendo esta idea.